20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 26 de julio de 2009

    Turismo.- Unos cinco inversores se interesan por adquirir el hotel Don Miguel, a la venta por unos 30 millones

    TS ratifica la sentencia de la Audiencia Provincial y considera que los dueños declararon la quiebra de manera fraudulenta, según CCOO

    MÁLAGA, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La adquisición del hotel Don Miguel del municipio malagueño de Marbella, que cerró sus puertas el 5 de octubre de 2004, ha despertado el interés de al menos cinco inversores tanto nacionales como internacionales.

    Este establecimiento emblemático de la Costa del Sol está ubicado en una parcela de más de 70.000 metros cuadrados a cinco minutos del centro urbano del municipio, y cuenta con unos grandes jardines subtropicales, además de piscinas.

    El secretario general de Turismo, Comercio y Hostelería de CCOO-A, Gonzalo Fuentes, informó a Europa Press de que el Tribunal Supremo (TS) no ha admitido a trámite el recurso de la actual empresa propietaria del establecimiento, presentado ante el Alto Tribunal tras la condena de la Audiencia Provincial de Málaga a 11,9 millones de euros.

    Según Fuentes, el hotel tiene, actualmente, un precio que ronda los 30 millones de euros y en el que se incluye la deuda que mantiene. En este sentido, declaró que, una vez que tiene "estabilidad jurídica" y el suelo se fija en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) como de uso hotelero, "puede que aumente el interés".

    Indicó que los propietarios "no han conseguido su objetivo de especular con este hotel", y confió en que la solución llegue cuanto antes, ya que si no se consiguiera vender el establecimiento, éste saldría a subasta, tal y como ha sucedido recientemente con el hotel Byblos de Mijas (Málaga), otro emblemático recinto que se ha adjudicado en subasta pública por la ejecución de créditos hipotecarios a una sociedad de origen inglés, aunque aún se está a la espera de la resolución sobre la finca del edificio principal.

    ANTECEDENTES

    El 5 de octubre de 2004 la empresa propietaria del Don Miguel cerró las puertas del establecimiento hotelero y presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) tras las demandas interpuestas por más de 200 trabajadores, que protestaron al considerar que el cierre era un "fraude". Tras varios procedimientos judiciales y con la sentencia del TS, CCOO confía en que la solución llegue en breve.

    "Muchos empresarios son ladrilleros que van buscando la rentabilidad a corto plazo y no piensan que los hoteles aquí generan mucho empleo", afirmó, al tiempo que apuntó que el mismo edificio del Don Miguel tenía un precio, según los propietarios, de 100 millones de euros, y ahora es de unos 30.

    Fuente recordó que se firmó un plan de viabilidad entre empresa y trabajadores que nunca se cumplió porque "lo que querían era dejar morir lentamente el hotel y su finca con la pretensión de reconvertirlo en apartamentos y adosados".

    Este hotel cuenta con 502 habitaciones y 28 salas de reuniones, alguna de ellas preparadas para albergar congresos. En las diversas crisis que sufrió el turismo en la Costa del Sol en los años 80 y 90 cerraron más de 25 establecimientos hoteleros, lo que representó más de 7.000 camas hoteleras menos. Algunos de ellos se reconvirtieron en comunidades de propietarios.

    Una de las mejores noticias para el sindicato es el compromiso con la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, para que el suelo donde se ubica este establecimiento sea para uso hotelero y no residencial. Sin embargo, los sindicatos temen que la situación de este hotel se repita con Los Monteros, otro buque insignia que continúa en horas bajas y a la espera de una solución definitiva que permita la apertura total del establecimiento y la continuidad de los 180 trabajadores que llevan siete meses sin cobrar su salario.