23 de noviembre de 2020
28 de octubre de 2020

La Universidad de Málaga mantiene una actividad docente presencial de casi un 42% de media en el primer mes de clases

La Universidad de Málaga mantiene una actividad docente presencial de casi un 42% de media en el primer mes de clases
Clases UMA bimodal - UMA

MÁLAGA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

La planificación realizada por las facultades y escuelas de la Universidad de Málaga (UMA) ante la situación creada por el COVID-19 ha hecho posible que el carácter presencial de las enseñanzas haya podido establecerse en un 41,8 por ciento de media ponderada por estudiante y para el conjunto de las titulaciones oficiales, siendo el 58,2 por ciento restante las actividades docentes en modalidad virtual.

Así lo han informado desde la UMA en un comunicado, con los datos aportados desde el Vicerrectorado de Estudios, señalando que la adaptación al modelo bimodal de enseñanza universitaria del curso 2020-2021, aprobada por Consejo de Gobierno de la institución académica en junio de 2020 en consonancia con lo acordado entre las autoridades autonómicas y las universidades andaluzas, ha superado ya el primer mes de clases.

En estas semanas iniciales, han apuntado, todos los centros de la UMA han vuelto a las aulas, tanto de manera presencial como virtual, mediante los planes diseñados para la organización de la docencia en los grados y másteres oficiales impartidos. El arranque del curso, con la cobertura completa de las actividades docentes, se ha adaptado a las características concretas de cada titulación, al número de estudiantes matriculados y a los espacios físicos disponibles para mantener la seguridad de estudiantes y profesorado.

Han apuntado que gracias al esfuerzo tanto del Personal Docente e Investigador (PDI) como del Personal de Administración y Servicios (PAS) y del propio alumnado, la vuelta a las aulas se ha producido en esa doble modalidad prevista, presencial y virtual. La planificación bimodal responde a lo acordado entre la Junta de Andalucía y el Sistema Andaluz de Universidades, que contemplaba una menor actividad académica presencial y el establecimiento de medidas sanitarias de distanciamiento interpersonal.

La UMA ha desplegado dichas medidas higiénico-sanitarias de prevención, incluyendo, entre otras, la menor ocupación de las aulas para mantener la distancia social, la consiguiente restricción del aforo en los espacios universitarios al 50 por ciento, según lo dispuesto por la Consejería de Salud, o el uso obligatorio de la mascarilla en toda la actividad docente.

En el caso de los grados universitarios, donde hay inscritos un mayor número de estudiantes, las actividades presenciales llegan de media a un 38,6 por ciento; mientras que en los másteres oficiales la presencialidad alcanza una media ponderada por estudiante del 75,3 por ciento, según los datos del Vicerrectorado de Estudios.

La diferencia entre ambas situaciones estriba en el menor número de estudiantes en los posgrados y en la consiguiente facilidad para garantizar la distancia de seguridad entre el alumnado matriculado. De hecho, en estas enseñanzas de máster, en el 80 por ciento de los casos se ha podido mantener la actividad docente de forma totalmente presencial.

De los datos recogidos por el Vicerrectorado de Estudios se constata que en nueve centros de la Universidad de Málaga la docencia presencial recibida en media por estudiante se sitúa alrededor o superando ampliamente el 50 por ciento, mientras que en otros siete centros el porcentaje de actividades presenciales se establece en el entorno del 30 por ciento.

Los porcentajes más bajos corresponden a las titulaciones que han debido ser más restrictivas para mantener la seguridad, debido a las limitaciones en los espacios docentes disponibles y la reducción del aforo. En cualquier caso, toda la docencia prevista se imparte y recibe en uno u otro formato, según lo establecido en el marco acordado para la adecuación de las enseñanzas universitarias de la UMA en el curso 2020-2021.

El criterio general en este modelo bimodal prima la asistencia física a los grupos reducidos o de contenido más práctico. Además, el esfuerzo del profesorado permite garantizar la docencia mediante prácticas como la transmisión de las clases, mediante sistemas síncronos o simultáneos, al alumnado que no asiste físicamente al aula en función de los turnos establecidos por los centros.

Esta medida, junto a otro refuerzo de otras herramientas virtuales docentes, ha sido posible gracias a la instalación y mejora del equipamiento técnico necesario en un escaso periodo de tiempo, así como a la formación y al aprendizaje del profesorado de la UMA para usar esta tecnología en su labor desde las primeras semanas del curso.

INCIDENCIA DE LA COVID-19 ENTRE LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

La combinación de la enseñanza presencial con la virtual, procurando siempre el menor riesgo posible para estudiantes, docentes y trabajadores, ha buscado en todo momento preservar la seguridad de la comunidad universitaria, cercana a las 40.000 personas, así como el desarrollo de las actividades académicas, han aseverado desde la UMA.

Según los últimos datos ofrecidos por el Servicio Sanitario de Prevención de la UMA, desde el 16 al 23 de octubre se contabilizaron 32 casos de Covid-19 en la Universidad de Málaga, 27 de ellos en estudiantes, tres en personal docente e investigador y dos en el de administración y servicios. En aplicación de los protocolos establecidos, en nueve grupos de docencia se pasó de manera temporal a la docencia no presencial.

La Universidad de Málaga, y según lo dispuesto en el citado marco de adecuación de las enseñanzas a las exigencias sanitarias motivadas por la Covid-19, seguirá subrayando las medidas de prevención necesarias entre la comunidad universitaria, así como adoptará las medidas necesarias para que la afección de la pandemia no afecte al normal desarrollo docente del curso 2020-2021.

Contador

Lo más leído en Andalucía