15 de agosto de 2020
7 de febrero de 2010

Medio Ambiente invierte cerca de 300.000 euros en construcción de punto limpio de RSU en Órgiva

GRANADA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía invertirá 299.478 euros en la construcción de un punto limpio de recogida de residuos sólidos urbanos (RSU) en el municipio de Órgiva, en la provincia de Granada, que dará servicio a una población de alrededor de 5.700 habitantes.

Con esta iniciativa, que generará 365 jornales, la Junta de Andalucía pretende dotar a esta localidad granadina de una adecuada infraestructura para la gestión de los residuos urbanos. La construcción de este punto limpio, financiado con Fondos de Cohesión de la Unión Europea (UE), se enmarca dentro del Plan Director Territorial de Gestión de los Residuos Urbanos de Andalucía, según precisó la Consejería en un comunicado.

Los puntos limpios son lugares acondicionados convenientemente para la recepción y acopio de residuos domésticos aportados por particulares y que no deben ser depositados en los contenedores habituales situados en la vía pública. Las instalaciones de recogida selectiva y específicos están dotadas de viales, áreas de carga y descarga, contenedores para específicos y cerramiento perimetral.

En concreto, el punto limpio de Órgiva (Granada) está preparado para recibir residuos de aceites usados, pilas usadas, material de fotografía y radiografías, mobiliario y madera, escombros, residuos líquidos --disolventes, barnices o tintes--, vidrio, aceites usados minerales y orgánicos, material eléctrico y electrónico, baterías y filtros, envases y residuos de envases, fluorescentes, textiles, papel y cartón, y restos de poda y jardinería.

Los puntos limpios son elementos "claves" para el desarrollo de la normativa que regula la gestión de los aparatos y residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Mediante esta disposición la Junta pretende potenciar su recogida selectiva, fomentar la creación de grupos de gestión autorizados e intensificar la construcción de infraestructuras para su tratamiento.

Asimismo, la normativa comunitaria impone a los países miembros de la UE la obligación de tratar adecuadamente los residuos, por lo que es necesario la implantación de instalaciones de tratamiento o de recuperación de los productos reutilizables; así como de puntos limpios, plantas de transferencia y centros de acondicionamiento.