16 de enero de 2021
1 de diciembre de 2020

El condenado por matar a un guardia civil en Huétor Vega (Granada) deberá indemnizar con 334.200 euros a viuda e hijos

El condenado por matar a un guardia civil en Huétor Vega (Granada) deberá indemnizar con 334.200 euros a viuda e hijos
La viuda del guardia civil José Manuel Arcos atiende a los medios delante de la Audiencia de Granada - EUROPA PRESS - ARCHIVO

GRANADA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Granada ha condenado a 22 años y medio de prisión al hombre al que el jurado popular declaró culpable de matar de un tiro en la madrugada del 15 de octubre de 2018 al guardia civil José Manuel Arcos Sánchez en Huétor Vega (Granada) tras arrebatarle su arma reglamentaria y ha fijado en algo más de 334.200 euros las indemnizaciones que deberá abonar a la viuda y los dos hijos del agente.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Segunda de la Audiencia de Granada condena al acusado, conocido como el Kiki, por delitos de homicidio, de depósito de armas de guerra, delito leve de daños y robo de vehículos de motor, después de que él mismo reconociera el crimen y de que las partes cerraran un acuerdo por el que la Fiscalía rebajó de 27 a 22 años y medio de prisión su petición inicial.

Tras esta sentencia se abre ahora la vía administrativa para reclamar al Estado la indemnización concedida en sentencia, que la familia podrá solicitar al ser insolvente el acusado y dada la condición de agente de la víctima, según han detallado a Europa Press fuentes del caso.

El acusado hizo uso de su derecho a la última palabra en el juicio para pedir perdón a la familia del agente, asegurando que aquella noche no se encontraba bien "por las pastillas" y que no recuerda nada de lo que sucedió.

Los hechos se remontan al 15 de octubre de 2018 en Huétor Vega, cuando, sobre las cuatro de la madrugada, arrebató tras una persecución el arma reglamentaria al agente José Manuel Arcos Sánchez. La persecución se inició cuando supuestamente el acusado "aceleró" tras darle el guardia civil el alto después de que realizara "una maniobra que resultó sospechosa (...) probablemente porque manejaba un vehículo robado y porque portaba una mochila con un arma" considerada de guerra que arrojó durante la huida.

La petición fiscal incluyó, además de la pena de cárcel y multas, el pago de las indemnizaciones para la viuda y los dos hijos, cuyos intereses ha defendido el despacho HispaColex.

Para leer más