25 de octubre de 2020
18 de septiembre de 2020

La banca ética, la educación de emprendimiento y las aceleradoras, a debate en el congreso Magallanes-Elcano

La banca ética, la educación de emprendimiento y las aceleradoras, a debate en el congreso Magallanes-Elcano
Intervención Del Coordinador De La Unidad De Emprendimiento De La Universidad Mondragón Team Academy, Aitor Lizartza - EUROPA PRESS

SEVILLA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los sistemas de innovación social en diversos ámbitos, como la banca ética, la educación de emprendimiento, el periodismo o las aceleradoras de empreasas emergentes, han sido tratados este viernes en el Congreso Internacional V Centenario Magallanes-Elcano, aspectos que pueden ser "tan rentables" como la innovación no social, en palabras de la cofundadura y directora ejecutiva de la aceleradora Ship20, Clara Navarro.

En la programación de esta jornada, el primer aspecto tratado ha sido el de la banca ética, abordada por el socio de SingularNet y ex director general de la Alianza Global para una Banca con Valores Marcos Eguiguren. En su opinión, "la manera más sencilla de acelerarlo" es la presión del cliente.

"Lo más normal es que si yo creo sensato ese tipo de banco, que lo que aporta es mejor que otros, pues mueva las operaciones a un banco de estas características. Si lo hacemos 2.000 no pasará nada. Si lo hacemos dos millones, quizás sí", ha reflexionado.

Preguntado si es posible que todos los bancos sean éticos, ha respondido que sí, aunque no es fácil. Aun así, es "un largo recorrido" que se empezó hace unos años y "hay cosas que están ocurriendo a corto plazo" que le hacen ser optimista.

La Alianza Global para una Banca con Valores agrupa unos 60 bancos de los cinco continentes que buscan anteponer el bienestar de las personas, de las comunidades en las que operan y del planeta, a la consecución de beneficio como objetivo principal.

En la charla 'Claves para actualizar y mejorar los modelos de innovación social' han intervenido el coordinador de la unidad de emprendimiento de la Universidad Mondragón Team Academy, Aitor Lizartza, y el cofundador de Por Causa, una fundación centrada en el periodismo e investigación contra la pobreza, Gonzalo Fanjul.

Fanjul ha explicado que la organización está compuesta por un grupo pequeño de personas que tienen una tarea con una atención constante y diaria. Así pues, cada una cumple unos elementos fundamentales de contenidos, gestión y búsqueda de recursos y alianzas. Luego hay un segundo círculo dotado de "un equipo de estudiantes con prácticas" para los que la fundación es "un trampolín a un sector en el que no siempre es fácil entrar".

Hay un tercer nivel de organizaciones con las que se alían y crean así "una especie de red" de apoyo. "Cuando pienso en esto, pienso de una manera neuronal", ha concretado.

Para crear una red de apoyos, Fanjul considera que "no existe un manual" y lo fundamental es cumplir dos elementos, el primero, que el establecimiento de esas redes o grupos no dependa de los recursos económicos, sino de la voluntad de las partes para trabajar juntos".

"Cuando uno espera que los proyectos sean el resultado de procesos de financiación, a menudo ya se ha pasado la oportunidad. Hay que ponerse en marcha para buscar elementos con lo que haya y hay que ser estratégico", ha apuntado.

Respecto a ese segundo aspecto de ser estratégico, ha subrayado que hay gente que hace cosas interesantes, pero en Por Causa han tratado de establecer redes solo con organizaciones similares a ellos en sus aspiraciones o ámbito de trabajo, "nuevos formatos de organizaciones periodísticas que son el resultado de la creatividad y de ofrecer respuestas diferentes a las preguntas que nos hemos hecho durante tanto tiempo", ha concluido.

Por Causa es un medio de periodismo de investigación, constituido como fundación y sustentada mediante el micromecenazgo, que elabora investigaciones propias con equipos multidisciplinares de expertos para divulgar con rigor realidades olvidadas, ocultas o distorsionadas.

ALIANZAS CON ENTIDADES NO UNIVERSITARIAS

Por su parte, Aitor Lizartza ha expuesto que en Mondragón Team Academy, como universidad, fue importante que la creación de proyectos no fuera "endogámica" y se hiciera con entidades diferentes.

Lizartza trabaja en la Unidad de Emprendizaje de la Mondragón Team Academy, el primero en España, basado en la institución innovadora finlandesa con el mismo nombre que logró trasladar un concepto revolucionario de emprendizaje desde una enseñanza más activa.

Así las cosas, reseña el hecho de que toman alianzas estratégicas con entidades que no son universitarias, pero están vinculadas con el mundo de la educación y les permiten que la colaboración tenga otro alcance. "Cuando lo hacemos entre universidades siempre llegamos al mismo punto. Esta suma de las claves, aunque resulta más difícil en el inicio, no puede basarse por aspectos puramente económicos", ha explicado.

Posteriormente, ha intervenido la cofundadora y directora general de la aceleradora Ship2B, Clara Navarro, en la mesa redonda 'Las soluciones creadas por quienes sufren los problemas sociales'. En su locución, ha explicado su modelo de negocio, pues apoyan a empresas emergentes ('startups') en ámbitos como salud, medioambiente, tecnología para la calidad de vida de colectivos vulnerables y la transformación del tercer sector.

Los programas de aceleración de Ship2B ofrecen un itinerario personalizado para cada proyecto y la posibilidad de establecer alianzas estratégicas con grandes empresas y entidades con el objetivo de impulsar el crecimiento de las empresas de impacto.

A su juicio, "el emprendimiento social puede ser rentable, incluso tan rentable como el no social o más rentable".

EMPRESAS EMERGENTES PARA "RESOLVER" LOS PROBLEMAS DEL MUNDO

Otra intervención en la jornada del viernes sobre los sistemas de innovación social ha sido la del fundador y director ejecutivo de Universal DX y director de la Fundación Eduarda Justo, del Grupo Cosentino, Juan Martínez Barea. Él es además creador de la Fundación El Mundo Que Viene, desde la que ha vertebrado la iniciativa Sputnik, para movilizar cada año al menos a 500 jóvenes con talento, formarles en las tecnologías disruptivas e impulsarles para que sean protagonistas de la conformación de un mundo mejor.

Ha sido pionero en implantar proyectos de vertebración del emprendimiento, como el programa 50K con el MIT, la primera aceleradora de empresas tecnológicas en España, en 1999. Es fundador y director general de la Fundación Eduarda Justo, del Grupo Cosentino. Miembro del Venture Board en España de la red de emprededores sociales Ashoka.

En su intervención, ha abordado los problemas globales, como la pandemia, el cambio climático, que 700 millones de personas no tienen acceso al agua potable en el mundo, que 1.000 millones no lo tienen a la electricidad o 1.300 millones son pobres, para subrayar que el "motor del cambio" común a todos ellos es la tecnología, y la forma de canalizarla, las empresas emergentes ('startups').

A su juicio, están en muchísimos ámbitos de innovación social, como la automoción, la banca, los seguros, la energía, la agricultura o la salud, y en otras de otras características, como Spotify o Matternet, sus creadores no sabían nada de los sectores donde se desarrollan, un ejemplo de que "cualquier puede hacer cualquier cosa" y de que "la tecnología es el mejor arma para un empresario".

"Y lo que es mejor, la aceleración de la tecnología nos permitirá resolver muchos de los grandes problemas de la humanidad", ha subrayado, antes de especificar que algunos de estos problemas son lograr un mundo más verde, agua para todos, "la mejor educación, accesible para todos" (Khan Academy), o vender al cáncer (Universal Diagnostics, DX).