26 de abril de 2019
  • Jueves, 25 de Abril
  • 24 de mayo de 2014

    Burunchel recobra paulatinamente la normalidad tras el reventón de una fuente que la dejó como zona catastrófica

    LA IRUELA (JAÉN), 24 May. (EUROPA PRESS) -

    La pedanía jiennense de Burunchel va recobrando paulatinamente la normalidad cuando faltan días para que se cumplan tres meses de que reventara una fuente natural inactiva hasta el momento, lo que provocó una salida de agua que obligó al Ayuntamiento de la localidad a la que pertenece, La Iruela, a solicitar la declaración de zona catastrófica, dados los cuantiosos daños ocasionados.

    Así lo ha apuntado a Europa Press el alcalde de La Iruela, José Antonio Olivares, que ha explicado que esta misma semana ha estado visitando uno de los inmuebles más afectados por este incidente, un supermercado, que se estima que pueda reabrir "en julio".

    Además, el regidor ha señalado que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio tiene previsto acometer medidas en la ladera del monte público por el que comenzó a caer agua y lodo tras el reventón de la fuente, para "evitar que vuelva a producirse" una situación como la vivida en los primeros días de marzo.

    En ese sentido, Olivares ha destacado que tanto la Junta de Andalucía como la Diputación Provincial "están ayudando" a que la pedanía vaya recobrando la normalidad, toda vez que de la segunda administración se espera ayuda económica para mejorar la red de alcantarillado, que resultó afectada por la riada que originó el reventón de la fuente.

    Así, el primer edil ha señalado que hasta la fecha se han realizado actuaciones "puntuales" en dicho servicio, pero se espera llevar a cabo una intervención más amplia y en profundidad una vez se disponga del dinero de la Diputación para que el sistema de alcantarillado funcione "en condiciones".

    Ese objetivo se podría alcanzar "en torno a agosto o septiembre", según ha apuntado Olivares, que ha recordado que el barro generó problemas en ese sentido, así como que otros dos edificios se vieron afectados después de que la fuente natural reventara.

    El Ayuntamiento estima en unos 18.000 euros el importe total de los daños causados por este incidente en el municipio, sin incluir en esa cifra los perjuicios ocasionados a nivel privado, por ejemplo entre negocios como el referido supermercado, ya que de ello se encargan los propietarios y sus compañías de seguros, según ha indicado el alcalde.

    Como se recordará, en la primera semana de marzo una fuente natural inactiva en la pedanía de Burunchel "reventó" y obligó a desalojar a cinco casas después de que entrara en ellas "agua y lodo" que caía ladera abajo.

    Dada la importancia de los gastos ocasionados, el Pleno del Ayuntamiento de La Iruela aprobó el pasado 7 de marzo solicitar la declaración de zona catastrófica para la pedanía de Burunchel, que paulatinamente va recobrando la normalidad después de que en un primer momento hubiera que recurrir a la maquinaria disponible en empresas de la zona para evitar el derrumbe de algunos inmuebles.