22 de septiembre de 2019
17 de octubre de 2009

Cáritas muestra su "sorpresa" por que se hayan puesto "más estrictas" las normas de estancia en los albergues

JAÉN, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cáritas en Jaén, Juan Carlos Escobedo, no dudó en ocultar la "sorpresa" que le ha producido que se pongan "más estrictas" las normas de la red provincial de albergues, en el sentido de que van a reducir de cinco a tres días la estancia máxima que el temporero pueda permanecer en estos centros.

"En principio, nos parece que no había necesidad de ello", declaró a Europa Press Escobedo, quien incidió en que la norma ya establecía una estancia de tres días, pero que había "flexibilidad" en el tiempo de estancia "porque se veía que tres días no eran suficientes" y precisamente se aplicaba esa flexibilidad "para acomodarse a la realidad" ya que la oferta de trabajo no se encuentra "de golpe" de manera que "tres días a veces son insuficientes para que alguien que busque trabajo encuentre al empleador".

El presidente de Cáritas en Jaén aseguró no entender "qué se gana" con esa rigidez que dará lugar a que las personas tengan que moverse más de albergue en albergue y les sea "más difícil encontrar un tajo" de lo que ya de por sí lo será. Además, analizó que si se une esa pérdida de flexibilidad con el anuncio de que se iban a restringir los viajes infructuosos en cuanto a la búsqueda de trabajo "al final se expulsa a la gente" y "si en tres días no encuentran trabajo pues que se vayan".

No obstante, Escobedo analizó que la red de albergues está para ayudar a que un volumen de trabajadores encuentre a un empleador y atender al mismo tiempo un problema humano, de ahí que insistiera en mostrar su sorpresa al ponerse más estrictas las normas de una red que "año tras año viene cumpliendo medianamente bien sus objetivos" y sentenció que de esta manera "no se resuelve el problema" que ya no es del todo laboral, sino que tiene otros componentes.

"Son problemas que hay que resolver y con medidas más estrictas habrá más gente en la calle", advirtió el presidente de Cáritas en Jaén, quien agregó que "el problema no se resuelve escondiendo a las personas" ni haciendo que haya poca movilidad o perdiendo flexibilidad en el tiempo de estancia en los albergues, "así no se resuelve el problema de la inmigración".

En concreto, la Junta de Andalucía mantuvo esta semana una reunión con alcaldes, concejales y técnicos de los Servicios Sociales de los ayuntamientos que participan con albergues en el dispositivo de atención al temporero durante la próxima campaña de recogida de la aceituna 2009-2010 en la que se valoró "positivamente" reducir de cinco a tres días la estancia máxima que el temporero puede permanecer en un albergue.

El objetivo de esta medida, según informó la Junta de Andalucía, es "facilitar la movilidad de los temporeros de un punto a otro de la red para propiciar la búsqueda de empleo, que es para lo que se utiliza este dispositivo" pero también "para optimizar todos los recursos y llegar al mayor número posible de temporeros".