14 de octubre de 2019
25 de noviembre de 2018

Casado pide el "voto útil" para el PP-A frente a "experimentos" que mantendrían al socialismo

Casado pide el "voto útil" para el PP-A frente a "experimentos" que mantendrían al socialismo
EUROPA PRESS

ÚBEDA (JAÉN), 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Pablo Casado, ha apelado al "voto útil" para su partido en las elecciones andaluzas frente a "experimentos" que supondrían la continuidad del socialismo, al tiempo que ha señalado que, "si alguien quiere que Pedro Sánchez se vaya de la Moncloa, lo que tiene que hacer es echar a Susana Díaz de San Telmo".

Así lo ha indicado este domingo en un acto en Úbeda (Jaén), donde ha asegurado que en los citados comicios "está en juego el futuro de Andalucía y también de España", puesto que "el PSOE depende mucho de la continuidad de Susana Díaz para no convocar elecciones de inmediato".

Además, ha apelado "al votante socialista avergonzado" por el "pacto vergonzante" sobre Gibraltar, por "las cesiones a los independentistas", o de que "su partido esté negociando la transferencia de las cárceles al País Vasco con un régimen beneficioso de los presos etarras". Igualmente, ha hecho un llamamiento al votante de Ciudadanos, que en la pasada legislatura dio su apoyo a Díaz a pesar de que dijo que no iba a hacerlo.

"Aquí tienen su casa", ha asegurado Casado, quien ha añadido que, si creen que se juegan el futuro, "o hay cambio" o Andalucía seguirá encabezando los índices de desempleo y corrupción, con una "mala educación y sanidad". Al hilo, ha destacado que el PP es un partido "moderado", que sabe gestionar y "patriota, defendiendo los intereses del país siempre".

Por ello, ha apelado "al voto útil", dado que "hacer experimentos con el voto" puede significar que acabe sin representación o en un escaño para Podemos y facilitando un gobierno socialista y comunista"; de ahí que "el cambio sólo lo garantiza Juanma Moreno".

Casado ha aludido a propuestas de su programa para una "bajada masiva de impuestos", lograr una educación, sanidad de calidad y una "Junta honesta, sin corrupción ni clientelismo". "Queremos hacer historia sin gritar, en color, frente al blanco y negro de casi cuatro décadas", ha dicho en un "tono menos mitinero" marcado por la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia hacia las mujeres.

UNIÓN FRENTE A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Al respecto, ha tenido palabras de recuerdo para las víctimas en una jornada que, además, es "de lucha contra la peor lacra de las sociedades modernas", como es la violencia de género, ante la que hay que estar "todos juntos", incluido los partidos políticos.

Según ha dicho, "el PP ha hecho los deberes en esta cuestión" y ha aludido al pacto nacional cerrado "por primera vez en la historia de España" en esta materia, dotado con mil millones de euros en cinco años, de los que ya 200 se incluyeron en los PGE para una "actuación interdisciplinar" en justicia, sanidad, seguridad y sensibilización, especialmente, en educación.

Tras apuntar que "2018 está siendo muy mal año" con 44 víctimas que han dejado 33 huérfanos y la muerte de tres menores, ha hecho un "ofrecimiento a todas las fuerzas" para "arrimar el hombro" y seguir avanzando.

"Nos tomamos muy en serio esta lucha y también los cuestiones previas, como la prevención, la conciliación", ha dicho no sin resaltar que un pilar fundamental para la no discriminación es el empleo y hay que fomentar políticas en este sentido. Se trata de políticas también "buenas para la sociedad en un momento de invierno demográfico" con una baja tasa de natalidad.

Se ha referido, por ejemplo, a medidas como la prórroga del permiso de paternidad, deducción de la cuota a autónomas o la ruptura "de la brecha en las pensiones", aumentando hasta en un 15 por ciento si habían tenido uno, dos, tres o más hijos a su cargo.

También ha valorado la mayor presencia de mujeres en la esfera pública y en puestos directivos de empresas o la reducción de la brecha salarial en "un 4,5 por ciento" con el Gobierno del PP, si bien hay que seguir en esta línea "apostado por la inspección". Ha abogado, igualmente, por la racionalización de horarios, el currículum anónimo que evite "una discriminación encubierta".

Junto a ello, el dirigente 'popular' ha hecho hincapié en que es "esencial" trabajar en la educación, ya que lamentablemente los datos señalan que la violencia de género "empieza cada vez a edades más tempranas".

EDUCACIÓN

Precisamente la educación ha sido otros de los asuntos en los que se ha detenido el presidente del PP, quien ha reiterado su propuesta "firme, seria" para que sea de "competencia nacional", titularidad del Estado, aunque con su gestión en manos de las comunidades.

Casado, que ha aludido a la responsabilidad de Cs y PSOE en la renuncia a un pacto nacional por la educación, ha aseverado que, "si hay una mala educación en España es sólo culpa de la izquierda". Al hilo, ha afirmado que en los datos de fracaso escolar "la culpa sólo es de los partidos que han tenido las leyes en vigor, es decir, el PSOE", ya que la ley del PP de 2004 fue "derogada" y la de 2015 "ha entrado en vigor en menos de la mitad.

Así las cosas, ha defendido un modelo de educación "nacional" con asignaturas troncales definidas desde el Estado e incluyendo asignaturas relacionadas con las nuevas tecnologías y nichos de mercado, así como de lenguas porque se compiten "en un mundo laboral globalizado.

Ha planteado, además, un acceso al profesorado de ámbito nacional, con un sistema de docente interno residente, en una "profesión prestigiada y bien remunerada". A ello ha sumado "acabar con el adoctrinamiento una inspección nacional de las aulas con un mecanismo sancionador eficaz"; libertad de elección educativa y "no por código postal", evaluación de conocimientos tanto de los estudiantes, como de docentes, directores y de la gestión autonómica que administra la educación.

Estos elementos formarán parte de "la enmienda a la totalidad" que el PP planteará a la ley que proponga el PSOE, según ha incidido Casado, quien ha instado a sus dirigentes, y especialmente a Susana Díaz, a "que no manipule", porque con ello lo que se pretende "es rescatar la educación pública".