18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 2 de julio de 2014

    Ceian critica que el alcalde no hable del "negro presente y futuro" de niños, familias y plantilla de guarderías

    JAÉN, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La cooperativa Ceian --encargada de la gestión de las escuelas municipales infantiles 'Pedro Expósito', 'Cervantes' y 'Fuentezuelas' de Jaén-- ha criticado este miércoles al alcalde, José Enrique Fernández de Moya (PP), por no haberse pronunciado sobre el "verdadero problema" de dichas guarderías, que es "el negro presente y futuro de niños, sus familias, las trabajadoras y los proveedores".

    La empresa se ha manifestado de esta manera a través de un comunicado difundido un día después de que el alcalde aludiese al "déficit" que generan las guarderías municipales al Ayuntamiento por el "extraño convenio" firmado, según apostilló el primer edil, en la anterior legislatura por el equipo de gobierno de PSOE e IU, y que obliga al Consistorio a abonar no solo las plazas cubiertas, sino también las vacantes.

    Frente a ello, desde Ceian se pide al alcalde "su consentimiento" para colgar "los contratos en los foros sociales" a ver si alguien da con lo "turbio" que puede haber en ellos, si bien fueron, según esta empresa, miembros del PP quienes "lo firmaron en el año 2000".

    Así las cosas, la cooperativa culpa al alcalde de haber escogido una "senda equivocada, la de la intoxicación y la confrontación", así como de "estar arruinando la vida" de las guarderías "y causando demasiados y gratuitos perjuicios a los niños, a las trabajadoras y hasta a su mismo partido".

    Después de que el alcalde anunciase además que se había incluido en el pliego de condiciones elaborado por el Ayuntamiento para la guardería del barrio de El Tomillo el que solo se pague por plazas cubiertas, Ceian defiende que "los contratos a pérdidas son ilegales", pues "no se puede romper el equilibrio financiero de las empresas adjudicatarias", al tiempo que señala que ha denunciado dicho pliego.

    Así, la cooperativa rechaza que el alcalde "cambie unilateralmente las reglas del juego cuando el partido aún no ha terminado, porque es ilegal e indecente", y sostiene que "hay otras soluciones mucho más sencillas, como dedicar los enormes esfuerzos que dedica en vaciar los centros para llenarlos". Por último, la empresa argumenta que "los servicios sociales o socioeducativos no tienen por qué ser rentables económicamente, sino socialmente".