20 de mayo de 2019
30 de diciembre de 2008

Córdoba.- Sacerdotes, parroquias y grupos cristianos quieren que el nuevo obispo sea "sencillo, humilde y cercano"

CÓRDOBA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Sacerdotal 'La Yedra', junto con diversas parroquias y grupos cristianos de la Diócesis de Córdoba, pidió hoy que, ante el nombramiento del obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, como arzobispo coadjutor de Sevilla, su sustituto en la Diócesis cordobesa sea "un obispo sencillo, humilde, cercano y accesible a cualquier persona".

Así lo demandan, en un escrito publicado hoy en 'Diario Córdoba', en el que agradecen a Asenjo su labor, reconociendo además "su calidad de persona, de creyente y de pastor", para ofrecer a continuación su opinión, que dan así a conocer públicamente y que también han trasladado al nuncio de Su Santidad en España, sobre las características que debe tener el nuevo obispo de Córdoba.

A su juicio, debe ser "un hombre que, con su vida y su quehacer, transparente a Dios y a Jesús, que crea de verdad que 'otro mundo es posible', el que proclamó Jesús, el Proyecto de Dios, un mundo de fraternidad real, donde haya 'vida para todas las personas y todos los pueblos' y donde, por tanto, se vayan salvando los desniveles que padecen los que no tienen vida y en el que, entonces, pueda ser 'conocido', con verdad, el Padre de Jesús y Padre nuestro. Que sea éste el criterio supremo de su acción".

De este modo, los sacerdotes, parroquias y grupos cristianos firmantes de la carta esperan que, además de lo ya expuesto, el nuevo obispo "esté especialmente cercano a sus curas y los acompañe" e "igualmente a los religiosos y religiosas", pidiéndole también "que aliente todo lo positivo de todos los grupos, movimientos o parroquias, sin privilegiar a ninguno".

Sería igualmente necesario "que se abra a la realidad de lo que hay e impulse todos los vestigios del Reino que encuentre y, desde ahí, sin esquemas prefijados y con la búsqueda y discernimiento de todos, anime los nuevos caminos que hagan falta", conjugando ello con el estar "abierto con espíritu positivo a la sociedad civil cordobesa, al diálogo y colaboración con ella, para buscar una Córdoba mejor, nivelada, de fraternidad, justicia y paz" y que, dentro de ello, "tenga una debilidad acusada por la gente más humilde".

Finalmente, quienes suscriben la carta quieren que el nuevo obispo de Córdoba "impulse una Iglesia sencilla, alegre y pobre entre los pobres, libre ante los poderosos de este mundo".