24 de abril de 2019
6 de abril de 2014

Declaran este lunes seis imputados por la ocupación del colegio Rey Heredia de Córdoba

CÓRDOBA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

El juez del Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba ha citado a declarar este lunes a seis personas más del colectivo 'Acampada Dignidad', en calidad de imputadas tras la ocupación en el mes de octubre pasado del colegio Rey Heredia de la capital cordobesa y que han transformado en un centro social, de manera que asciende a 14 el número de imputados por la supuesta comisión de un delito de usurpación de bienes inmuebles.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, que detallan que el juez toma esta decisión después de que pidió un informe sobre la situación de las instalaciones y que ha sido realizado por la Policía Nacional, que no profundiza en el estado y se limita a describir las actividades que se desarrollan en el centro, al tiempo que incluye un reportaje fotográfico.

En concreto, las fuentes precisan que el juez ha imputado a los responsables de actividades que se celebraban en el momento de la visita de los agentes, que tomaron los datos, motivo por el que han sido llamados a declarar este lunes 7 de abril en el Juzgado de Instrucción número 4 de la capital, donde ya se ha celebrado a mediados de enero una vista previa con los otros ocho imputados.

Las declaraciones de estas ocho personas se prolongaron durante cerca de tres horas, en las que explicaron los hechos de cómo sucedió la ocupación tras una concentración en la zona, y cómo tras ello las instalaciones se han convertido en un centro para atender a personas con necesidades. Al respecto, mientras declaraban, en el exterior de los juzgados había unas cien personas, entre ellas el excoordinador de IU Julio Anguita, que apoyaron a los imputados, dentro de la campaña de autoinculpación por la ocupación.

En este caso, también hay prevista una concentración en las puertas de los juzgados por parte del colectivo 'Acampada Dignidad' y de 'Stop Desahucios', con el objetivo de apoyar nuevamente a los imputados.