26 de abril de 2019
31 de octubre de 2010

Donan enseres para amueblar el piso social donde viven los hijos de la mujer asesinada por su pareja en Alhama

Siguen abiertas las cuatro cuentas solidarias en el Banco Popular, CajaGranada, La Caixa y Caja Rural

GRANADA, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

La campaña que ha puesto en marcha la Asociación de Mujeres de Alhama (AMAL) y el Ayuntamiento de la localidad para ayudar a los tres hijos menores de Fatiha el Khatiri, que falleció el 11 de octubre en este municipio presuntamente a manos de su pareja, está dando sus frutos con las primeras donaciones de enseres para amueblar el piso social que el Consistorio adjudicó a la mujer días antes de su muerte.

La presidenta de AMAL, María Corrales, ha informado a Europa Press de que, además del dinero que los ciudadanos han depositado en las cuentas bancarias abiertas al efecto, la gente está donando muebles y electrodomésticos para la cocina de la vivienda a través del Ayuntamiento, que una vez recogidos se los hará llegar.

Por su parte, la asociación de mujeres se está encargando de comprar, con el dinero que se va recaudando, algunos enseres básicos como los cabeceros de la cama y los colchones para los pequeños, de cinco, doce y quince años, que desde el suceso viven con el hermano de la fallecida, el cual se ha quedado con su custodia y los atenderá junto a su esposa.

"Los niños querían quedarse aquí y creemos que con la ayuda de los vecinos y el cuidado de su familia lo llevarán mejor y será más fácil de superar para ellos", relataba Corrales.

Tanto el Ayuntamiento de Alhama como la asociación de mujeres tienen intención de mantener esta campaña en el tiempo, al mostrarse convencidos de que los niños, dada su corta edad, van a necesitar ayuda más adelante tanto para "seguir montando la casa" como para sus necesidades personales.

De este modo, el dinero que los ciudadanos ingresen en las cuatro cuentas en las sucursales de la localidad, Banco Popular, CajaGranada, La Caixa y Caja Rural, no será entregado a los menores directamente ni a sus familiares, sino que serán gestionadas a través de los impulsores de la campaña para garantizar que se atienden las necesidades de los pequeños.

Fatiha el Khati perdió la vida el pasado 11 de octubre a manos de su pareja --en prisión provisional y sin fianza-- que presuntamente le golpeó con un objeto contundente, probablemente de hierro, que podría ser una pata de una cama.

Fue el propio detenido el que llamó al puesto de la Guardia Civil confesando que había cometido un crimen. Entonces, agentes del Seprona y de la Policía Local se trasladaron al domicilio del hombre y comprobaron la veracidad de su relato. La mujer, fue trasladada al centro médico de la localidad, pero los facultativos nada pudieron hacer por salvar su vida.

Días después, su cuerpo fue repatriado a Marruecos para ser enterrada en su ciudad natal, situada a unas dos horas de Tánger.