16 de julio de 2019
6 de enero de 2008

Granada.-Avanzan a buen ritmo las obras del Instituto de Medicina Legal que se prevé que esté finalizado antes de verano

GRANADA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las obras del nuevo Instituto de Medicina Legal de Granada, que se ejecutan sobre la parcela SA-3 del Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS), avanzan a buen ritmo y se desarrollan con normalidad, por lo que se prevé su finalización para antes del próximo verano.

De este modo el futuro edificio unificará en una misma sede todos los servicios de medicina legal de Granada, ya que las instalaciones del actual instituto se encuentran dispersas en dos edificios: la secretaría, el Servicio de Clínica Forense y la UVIG en el edificio de La Caleta; mientras que el Servicio de Patología Forense y el futuro Servicio de Laboratorio se hallan en un edificio anexo a la facultad de Medicina.

Tras la colocación de la primera piedra, en diciembre de 2006, el hallazgo en la parcela de unas canalizaciones de servicios generales del PTS ralentizó inicialmente el ritmo de los trabajos, al menos durante un mes, hasta que los servicios técnicos del parque ofrecieron solución al problema.

Fuentes de la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía indicaron a Europa Press que para reforzar las medidas de seguridad durante la ejecución de la obra, se han introducido nuevas exigencias en el tratamiento de la depuración de vertidos y en las condiciones de salubridad de las zonas sanitarias, obligando a efectuar cambios en el sistema de saneamiento y en el de climatización y ventilación respecto de los inicialmente previstos.

El nuevo Instituto de Medicina Legal contará con una superficie de 3.406 metros cuadrados y albergará el Servicio de Patología Forense, el Servicio de Clínica Médico-Forense, el Servicio de Laboratorio Forense, la sede de la Comisión de Docencia e Investigación, así como los servicios de dirección y administración.

Ubicado junto al Hospital Universitario del PTS, el edificio tendrá identidad propia y contribuirá a convertir a Granada en referente nacional de la medicina legal. Su puesta en marcha permitirá descargar la carga de trabajo que en la actualidad soporta el Instituto de Nacional de Toxicología, con sede en Sevilla, porque contará con un Servicio de Laboratorio en colaboración con el de Sevilla, germen de lo que en un futuro será el Laboratorio andaluz.