20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 16 de febrero de 2008

    Granada.- Empleo asegura que ni patronal ni trabajadores han solicitado su mediación en la huelga de vertederos

    GRANADA, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El delegado de Empleo de la Junta de Andalucía en Granada, Luis Rubiales, aseguró que ni empresa ni trabajadores han solicitado su mediación para dar una solución a la huelga en los vertederos de la provincia que comenzó en la madrugada del pasado domingo.

    En declaraciones a Europa Press, Rubiales afirmó que, desde el comienzo del conflicto, la Junta manifestó a ambas partes su disposición a actuar de intermediario pero, por ahora, su papel, por no haber sido solicitada ninguna ayuda más, ha sido sólo el de fijar los servicios mínimos para miércoles y sábado.

    Si trabajadores o patronal pidieran dicha mediación, Empleo trataría de "acortar distancias", ya que "no hay fórmula mágica" para dar solución a este tipo de conflictos, mantuvo el delegado provincial, quien apuntó que ambas partes habrían de mostrar su "buena voluntad" o "predisposición" a concluir la huelga.

    Así, volvió a manifestar que la Junta sigue "dispuesta" a entablar diálogo con los implicados, con el objetivo de dar solución a la situación, que habrá de resolverse entre empresa y trabajadores, según explicó.

    Será el próximo lunes cuando los trabajadores se reúnan con la empresa concesionaria del servicio, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla), tras lo que los representantes del comité --de UGT y CCOO-- se desplazarán hasta la Subdelegación del Gobierno y la Diputación provincial para exigir a su presidente, Antonio Martínez Caler, "que no juegue más con ellos", puesto que le exigen su "implicación".

    Así, el sindicato comenzará a movilizarse para exigir la intermediación de la institución provincial, una vez que Martínez Caler no acudiera el jueves a la reunión acordada con representantes del sindicato en la sede de Diputación, a la que, en su lugar, acudió el vicepresidente cuarto y diputado provincial de Economía, José María Aponte, que indicó que el conflicto habrá de resolverse por los "cauces laborales".

    Los empleados de los dos vertederos y las nueve plantas de transferencia de la provincia exigen que se les aplique la subida salarial firmada en el convenio provincial vigente, algo a lo que se niega la empresa, motivo por el que que UGT y CCOO convocaron de manera unánime los paros indefinidos, que no afectan de manera directa a la recogida de basura pero sí al funcionamiento de los vertederos, que no procesan ni tratan los residuos.