19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 6 de septiembre de 2008

    Granada.- Tribunales.- Más de la mitad de los delitos informáticos denunciados en 2007 lo fueron por estafa

    GRANADA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El 53,47 por ciento de los delitos informáticos denunciados en 2007 en Granada lo fueron por estafa, seguido por los delitos contra la libertad --amenazas y coacciones--, un 12,87 por ciento de los casos, y la pornografía y los delitos contra el honor --amenazas y coacciones--, en un 11,88 por ciento, según consta en la Memoria de la Fiscalía de la Audiencia Provincial.

    Según se señala en el documento, consultado por Europa Press, a los delitos contra la intimidad y contra la libertad hay que sumar los delitos de usurpación de identidad. Esta figura carece de 'nomen' jurídico propio, por lo que debe ser reconducida a los delitos cercanos de revelación de datos personales y al de coacciones, en su modalidad agravada por afectar al derecho al empleo de medios de comunicación, de los que el perjudicado muchas veces se ve privado por la usurpación de su identidad digital por el atacante.

    Es "significativa" para la Fiscalía, que no señala que no cuenta con un fiscal especialista en la materia, la aparición de este tipo de delitos en los conflictos personales derivados de relaciones sentimentales, y por ello es frecuente su calificación simultánea con delitos de violencia familiar, habiéndose obtenido algunas sentencias condenatorias por estas calificaciones.

    Las estafas, según se señala en el informe, por su parte, se refieren tanto a las modalidades de estafas por ingeniería social, como por apropiación ilícita de datos personales mediante estafa informática, conocidas por el nombre de 'Phishing'.

    Las primeras, concreta el Ministerio Público, son cometidas mediante la venta de objetos en portales de subasta --fundamentalmente 'eBay'-- o por adquisición de vehículos de ocasióno de otro tipo de objetos --animales o relojes de lujo--. "Internet juega un papel de amplificador de los efectos delictivos de la oferta realizada, incrementando dramáticamente las posibilidades de éxito del estafador", incide.

    Las segundas --estafas por 'Phishing'-- constituyen delitos multi-etapa, conjuntos delictivos ejecutados con el propósito de apoderamiento de cantidades económicas desde cuentas bancarias operadas por banca electrónica. La mecánica consiste en el apoderamiento de las claves de operaciones de banca electrónica por mecanismos de ingeniería social --engaño por mensajesfraudulentos de correo electrónico, páginas web simulando las legítimas de entidades bancarias-- o ingeniería informática.

    IMPORTANCIA "PREOCUPANTE" LAS COACCIONES Y AMENAZAS.

    Cobran, en otro orden de cosas, a juicio de la Fiscalía, importancia "preocupante" los fenómenos de coacciones y amenazas, asociados a la revelación de secretos personales. Estas modalidades afectan igualmente a diversos bienes jurídicos personales--intimidad, libertad, honor, integridad moral-- y son frecuentemente cometidos por ex parejas y menores, en sus ámbitos de relaciones personales, por móvil de despecho.

    Los ataques comúnmente desarrollados consisten en la utilizaciónilegítima de claves personales de acceso a sistemas de mensajería instantánea o fotos íntimas de sus víctimas para posteriormente acceder a sus cuentas de correo electrónico y agendas de contacto, a las que se remiten mensajes injuriosos que pretenden enemistar a las víctimas con su círculo de amistades.

    "Curiosamente", las conductas delictivas contra la libertad de las personas --incluyendo usurpaciones de identidad-- tienen un volumen"preponderante" en las denuncias formuladas. La jurisprudencia y práctica diaria de los tribunales "nos viene presentando asociadas dichas conductas a imputaciones de comportamientos sexuales no queridos, que son unánimemente considerados como delitos de injurias".

    Por volumen de delitos denunciados ante cada Cuerpo Policial, los resultados muestran un predominio del entorno urbano en la comisión de estos hechos delictivos, asociada a la disponibilidad de mejores líneas de acceso a Internet, así como a los hábitos deconsumo de servicios online por personas de ambiente urbano, que los convierten en objetivo "deseable" de los delincuentes informáticos.

    La Fiscalía incide asimismo en que se carece de una estadística fiable de hechos cometidos, derivada de la ausencia de denuncias por parte de los perjudicados, bien por comodidad, bien por deseo de no verse perjudicados en su crédito o fama.

    Por otro lado, según mantiene en la memoria el Ministerio Público, las estadísticas de denuncia son reconducibles exclusivamente al ámbito policial, siendo inusual la denuncia o querella ante el Juzgado --salvo en supuestos de delitos relacionados con el mercado y los consumidores--.