19 de septiembre de 2019
1 de noviembre de 2009

Igualdad y Bienestar Social atiende en la provincia a 75 menores extranjeros no acompañados

JAÉN, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

La delegada para la Igualdad y el Bienestar en Jaén, Carmen Álvarez, afirmó que el Gobierno andaluz atiende actualmente a un total de 75 menores extranjeros no acompañados (MENA) en la provincia, la mayoría procedente de países norteafricanos, como Marruecos, Argelia y Túnez.

En declaraciones a Europa Press, la delegada explicó que se trata de una cifra "muy variable" en cuanto depende de factores como la cantidad de niños que llegan, los que salen tras cumplir la mayoría de edad, los que se derivan a otras provincias por diferentes motivos o, incluso, los que se fugan en lo que se conoce como abandono voluntario. En este sentido, puso como ejemplo que en septiembre había 83 menores en los recursos de Jaén.

De los 75 que actualmente tutela la Junta en la provincia, 17 están en el centro Carmen de Michelena de la capital, 14 en el San Juan de Cruz de La Carolina; 20 en los recursos de la Fundación Proyecto Don Bosco; once, en los de Mensajeros de la Paz; seis, en el centro de acogida inmediata de Cruz Roja; tres, en el San Rafael y San José de la Montaña de Andújar, otros tantos en Linares y uno en el Margarita Nasau de Torredelcampo.

A ellos, hay que añadir otros cuatro niños que dependen de la Delegación Provincial de Igualdad y Bienestar Social en Jaén, aunque se encuentra en situación de acogimiento familiar. Dos están con familias jiennenses, mientras que el tercero convive con una gaditana y el cuarto, con una almeriense.

Según indicó Álvarez, los pasos que se dan en la atención de los MENA varían también en función de cada caso. Así, en un primer momento y una vez que llegan derivados, normalmente, por la Policía Autonómica y por orden de la Fiscalía de Menores, son trasladados a los llamados centros de acogida inmediata, donde se quedan mientras las autoridades verifican su situación y que efectivamente tienen menos de 18 años.

Cuando se comprueba que es así, comienza la actuación de los equipos de protección de menores para averiguar su identidad e intentar localizar su origen al tiempo que se contacta con las autoridades de su país así como con sus familias, con las que pueden mantener relación telefónica. "Pedimos su documentación para hacerles el pasaporte y este, por ejemplo, es uno de los trámites que puede durar desde una semana hasta, incluso, un año, pasando por varios meses dependiendo de lo que tarden en enviarla", añadió.

FORMACIÓN E INTEGRACIÓN

De forma paralela, la Junta procede a la escolarización de los niños, que también mejoran sus competencias en español y suelen participar en otros programas para potenciar su formación e integración como el 'Labora' de la Junta o el 'Intégrate' de la Fundación Proyecto Don Bosco.

Una vez que se comprueba que los menores carecen de alguien que se encargue de ellos se inicia el proceso para declararlos en desamparo, de modo que quedan bajo la tutela del Gobierno andaluz y pasan por las medidas de protección correspondientes.

"Se pueden quedar en el mismo centro de acogida inmediata al que llegaron en un primer momento o pueden ser derivados a algunos de los otros que tenemos en la provincia, ya sea de la Junta o concertado con entidades colaboradoras", señaló la delegada, quien subrayó que también se les tramita la autorización de residencia.

Según dijo, Álvarez cuando cumplen la mayoría de edad la reinserción con sus familias "es difícil", puesto que su objetivo es encontrar trabajo en España para emanciparse y quedarse en el país.