19 de junio de 2019
  • Martes, 18 de Junio
  • 5 de marzo de 2019

    Investigado un vecino de Cazorla (Jaén) acusado de no tener en buen estado a sus perrros

    Investigado un vecino de Cazorla (Jaén) acusado de no tener en buen estado a sus perrros
    GUARDIA CIVIL

    CAZORLA (JAÉN), 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha formulado 60 denuncias administrativas a un vecino de Cazorla (Jaén), de 61 años, al que se investiga por un presunto delito de maltrato animal tras comprobar el estado de los perros que tenían en su explotación ganadera, tres de ellos, cachorros fallecidos.

    Fueron unos senderistas lo que denunciaron a la Guardia Civil el estado de estos animales localizados en una explotación del paraje conocido como Casas Estepa. Según los denunciantes, la causa de la muerte de los tres perros podía deberse a la desnutrición debido al aspecto que presentaban algunos de los perros que seguían con vida.

    Sobre el terreno, los agentes comprobaron que se trataba de una explotación ganadera en la que desde el exterior, se podía apreciar la presencia de seis perros adultos vivos y tres cachorros muertos.
    Una vez identificado el propietario de los animales se le requirió por teléfono para que se personara en la explotación ganadera y así estar presente durante la inspección.

    De forma paralela se coordinó a la Oficina Comarcal Agraria de
    Cazorla para que un veterinario oficial acompañara a la Guardia Civil durante la inspección y emitiera el correspondiente informe sobre las posibles causas de la muerte de los animales.

    En la inspección realizada, acompañados del propietario y de la
    veterinaria colegiada, se acreditó que los animales padecían caquexia y alto grado de deshidratación. Además de las diligencias judiciales, se detectaron hasta 60 infracciones administrativas en materia de protección animal.

    Entre otras infracciones, quedó constatado que los animales no se
    encontraban vacunados ni desparasitado; no contaban con la
    documentación exigible para control sanitario; carecían de identificativos electrónicos; no se les había proporcionado habitáculos construidos con materiales impermeables; y no disponían de recipientes adecuados para agua o comida, mientras que los existentes se encontraban totalmente vacíos. De esta forma, según recoge la Guardia Civil, los animales presentaban "un lamentable estado higiénico-sanitario y desnutrición".