16 de noviembre de 2019
  • Viernes, 15 de Noviembre
  • 14 de enero de 2009

    Jaén.- Medio Ambiente inicia trabajos de mejora forestal en la zona suroriental de la provincia por 1,7 millones de euros

    JAÉN, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Consejería de Medio Ambiente ha comenzado, a través de la Empresa Pública de Gestión Medioambiental, la ejecución de un proyecto de 1,7 millones de euros para la mejora forestal de varios montes públicos situados en la zona suroriental de la provincia de Jaén. Las labores se desarrollarán durante varios meses y tienen como objetivo mejorar la gestión medioambiental de los mismos.

    El delegado provincial de Medio Ambiente, José Castro, destacó en un comunicado que esta actuación "permitirá la atención a una zona muy rica desde el punto de vista de la biodiversidad, al tiempo que garantiza el empleo a personas procedentes en su mayoría de la zona en la que se encuentran los montes públicos, fundamentalmente Pozo Alcón, Huesa y, de manera especial, Jódar, donde, a través del Servicio Andaluz de Empleo se realiza la contratación de aquellos trabajadores que, en estos momentos, no tienen posibilidades laborales en otras tareas como la campaña de recogida de la aceituna y que necesitan, cuanto menos, un mínimo de jornadas para poder acceder al subsidio agrario".

    Asimismo, subrayó el valor del empleo en el sector forestal como complemento esencial para el desarrollo sostenible en los espacios naturales en la línea que especialmente ha marcado la Junta de Andalucía de minimizar los efectos de la crisis económica.

    Las primeras actuaciones se están llevando a cabo por cuadrillas que realizan labores de preparación del terreno. Progresivamente, en función de la dinámica del propio tratamiento selvícola y de las áreas de actuación de estos montes públicos se incorporan especialistas como motoserristas y otros grupos de peones que han recibido formación y equipos para la prevención de riesgos laborales.

    Los trabajos se desarrollan inicialmente en una superficie de 1.000 hectáreas de la zona y consisten esencialmente en la poda, corta y clareo de pino carrasco con criterios preventivos de incendios así como la retirada de los residuos generados por esta actividad mediante la quema o el astillado. Este tipo de tareas permite minimizar el riesgo de fuegos en época de mayor peligro forestal al tiempo que mejora el crecimiento y el estado de salud de las masas forestales al reducir su densidad, especialmente en el caso de los pinares.