17 de junio de 2019
23 de mayo de 2014

A juicio por atentado a la autoridad y lesiones durante una procesión

CÓRDOBA, 23 May. (EUROPA PRESS) -

   El Juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba prevé acoger este viernes el juicio a dos hombres, acusados de un delito de atentado a agente de la autoridad y faltas de lesiones, tras unos forcejeos con puños y patadas a los agentes policiales al no querer apartarse del paso de las procesiones de Semana Santa en la Cuesta del Bailío de la capital cordobesa, hechos por los que la Fiscalía solicita para cada uno de ellos penas de un año y medio de cárcel.

   Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, sobre las 22,15 horas del día 1 de abril de 2012, ambos procesados estaban en la Cuesta del Bailío, cuando se personó una dotación policial para desalojar la zona parcialmente al objeto de franquear el paso a los desfiles procesionales que tenían lugar por dicha vía.

   Al comprobar los agentes que había un reducido grupo de personas que no se apartaban pese a sus requerimientos, solicitaron refuerzos de otra patrulla para proceder al desalojo, y en dichas circunstancias, al manifestar insistentemente uno de los dos acusado que él no se apartaba del lugar, fue sujetado por el brazo por un agente de Policía Nacional para apartarlo del lugar.

   En ese momento, el otro acusado supuestamente golpeó en el costado al mencionado agente, y poniéndole el antebrazo en el cuello lo amenazó de muerte, ante lo cual el agente con otros dos más policías, "mediante el uso de la fuerza mínima indispensable", lo redujeron, al tiempo que el otro procesado reaccionó "de manera violenta abalanzándose sobre los agentes", quienes fueron auxiliados por dos agentes de la Policía Local.

   Al respecto, este acusado supuestamente continuó lanzando puñetazos y patadas contra todos los agentes, hasta que finalmente y "por la fuerza" consiguieron reducirlo y detenerlo, según detalla el Ministerio Público.

   Como consecuencia de los hechos descritos, los agentes sufrieron distintas heridas y contusiones. El fiscal pide para uno de los acusados un año y seis meses de cárcel por la supuesta comisión de un delito de atentado a agente de la autoridad y una multa de 1.080 euros por tres faltas de lesiones; mientras que para el otro procesado solicita un año y seis meses de prisión y multa de 360 euros por una falta de lesiones.