5 de diciembre de 2020
20 de junio de 2018

La Junta cree que la reforma de la financiación autonómica "no admite aplazamiento" ni "acuerdos bilaterales"

La Junta cree que la reforma de la financiación autonómica "no admite aplazamiento" ni "acuerdos bilaterales"
EUROPA PRESS

SEVILLA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, ha advertido este miércoles de que la reforma del modelo de financiación autonómica no es una cuestión que "admite aplazamientos" ni tampoco "acuerdos bilaterales" entre el Gobierno central con las comunidades autónomas.

Así lo ha indicado en una atención a medios en el Parlamento andaluz después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya descartado reformar el sistema de financiación en lo que queda de legislatura y anunciado que negociará mejoras económicas para cada una de las comunidades autónomas hasta la convocatoria de nuevas elecciones generales.

El consejero andaluz de Hacienda ha querido remarcar que el que "las comunidades autónomas dispongan de recursos suficientes para hacer frente a competencias de las que son responsables no es un mero problema financiero, sino que es una cuestión de calado", porque las autonomías tienen bajo su responsabilidad la "prestación de servicios fundamentales para garantizar la igualdad de oportunidades de los ciudadanos".

Por eso ha justificado la petición, por parte del Gobierno andaluz a los grupos con representación en el Parlamento regional, para que "se reúnan" en la Cámara con el fin de "reafirmarse" en el acuerdo que el Pleno aprobó el pasado mes de marzo a partir del dictamen aprobado por el grupo de trabajo sobre financiación autonómica constituido en septiembre del pasado año, y que contó con el apoyo de todos los partidos salvo Ciudadanos (Cs).

Ramírez de Arellano ha incidido en que en dicho acuerdo "se declara la urgencia de abordar esta cuestión que ya acumula un retraso muy importante", por lo que "se tiene que abordar ya" y "no admite más aplazamiento", y, aunque la reunión solicitada entre los grupos no tiene aún fecha cerrada, ha avanzado que será "inminente".

El consejero ha repetido en varias ocasiones que por parte del Gobierno andaluz están "a la espera" de conocer "los detalles de esta cuestión" por parte del Ejecutivo central, algo que esperan tener en la reunión que Pedro Sánchez tiene previsto mantener con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en las próximas semanas.

En todo caso, ha revelado que por parte del Gobierno andaluz ya han hablado con la ministra de Hacienda y exconsejera del ramo en la Junta andaluza, María Jesús Montero, expresándole "nuestra preocupación", y han quedado "a la espera de que se nos detalle en qué consiste esa idea".

Arellano ha admitido que la reforma de la financiación autonómica "no es una cuestión fácil", pero ha apostillado que el Parlamento andaluz "ha dado ejemplo" de que, si se aborda una cuestión que no es fácil a través del diálogo "es posible un acuerdo de muy amplio espectro", y, en todo caso, se requiere "lealtad, transparencia y liderazgo para sacar esta cuestión adelante".

Además, ha insistido en que "no es un asunto que sea un conjunto de acuerdos bilaterales" ni se puede hacer "en mesas individuales", porque "están en juego cuestiones tales como la definición de los servicios públicos", por lo que debe llevarse a cabo "en una mesa amplia y con espíritu de consenso".

"INFRAFINANCIACIÓN" DE ANDALUCÍA

Ha subrayado la situación de "infrafinanciación" que padece Andalucía como algo que "no puede continuar más tiempo", y que cifran en "4.000 millones de euros el déficit estructural que tiene el sistema para Andalucía", lo que "está teniendo costes para el desarrollo de la comunidad autónoma", por lo que la reforma de la financiación es "fundamental" para esta tierra.

En esa línea, y tras recordar que "el sistema de financiación caducó", y aun sabiendo "las dificultades por las que ha pasado este país", Arellano ha manifestado que, "si nos hemos tirado cuatro años sin hacer nada, no es razonable seguir sin hacer nada".

Finalmente, preguntado sobre si cree que el "problema catalán" podría estar detrás de la idea del presidente del Gobierno de abordar esta cuestión de forma bilateral con las comunidades autónomas, el consejero ha respondido que "no tenemos ninguna evidencia para pensarlo".