23 de octubre de 2020
20 de diciembre de 2010

Junta inicia la tramitación del distintivo de calidad 'Aceite de Jaén' para obtener reconocimiento europeo

Junta inicia la tramitación del distintivo de calidad 'Aceite de Jaén' para obtener reconocimiento europeo
EP

JAÉN, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejería de Agricultura y Pesca ha iniciado la tramitación de la nueva Indicación Geográfica Protegida (IGP) 'Aceite de Jaén', claro reconocimiento a la excelencia y calidad de la producción oleícola de esta provincia, tras la publicación este lunes en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía(BOJA) de su dictamen favorable a la solicitud de inscripción de este distintivo de calidad en el registro comunitario. La tramitación ante las autoridades comunitarias se realizará a través del ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

La IGP Aceite de Jaén aglutinará bajo una misma denominación a todos los aceites producidos en esta provincia, poniendo en valor en los mercados comunitarios su procedencia y reconocida calidad. Con esa finalidad, la consejería ha hecho también público el pliego de condiciones que establece los parámetros necesarios para garantizar la calidad diferencial de estos aceites y su vinculación con el territorio amparado bajo esta denominación de calidad.

El producto amparado por la Indicación Geográfica Protegida cuyo registro se solicita es el aceite de oliva virgen extra obtenido de las variedades con mayor grado de representación en el territorio de referencia, que abarca toda la provincia jiennense (97 municipios en total).

La variedad principal de todas ellas es la picual --con un 85 por ciento del aceite producido en el área geográfica protegida por esta figura de calidad--, pudiendo aparecer como variedades secundarias arbequina, picudo, manzanillo de Jaén, hojiblanca, royal y carrasqueño de Alcaudete.

La variedad picual, dominante en los aceites de esta IGP, es la que determina sus principales características, como son un alto contenido en ácido oleico y bajo contenido en ácido linoleico y palmítico. Estos rasgos los convierten en aceites ricos en antioxidantes naturales y compuestos fenólicos que le confieren unos caracteres sensoriales de gran personalidad, como es su marcado sabor amargo y picante. Desde el punto de vista organoléptico, estos aceites presentan un frutado de medio a intenso, y otros atributos positivos, como el amargo y el picante, de intensidad media-alta.

Para probar que el producto es originario de la zona y que cumple con los requisitos establecidos en el pliego de condiciones de la IGP 'Aceite de Jaén', las distintas empresas elaboradoras, envasadoras y comercializadoras deberán contar con un sistema de trazabilidad que garantice que el origen, la elaboración y las condiciones del aceite corresponden a la provincia de Jaén.

Los operadores deben disponer de una serie de registros que abarcan desde la recepción de la materia prima hasta la expedición del producto final, garantizando su trazabilidad en cada una de las etapas de producción y comercialización.

Así, en el registro de recepción de materias primas se recogen una serie de datos, como identificación de proveedores de aceitunas, variedad, peso referencias catastrales y término municipal, para acreditar que las aceitunas proceden de olivares situados en la zona de producción y de las variedades autorizadas.

En el registro de elaboración quedará constancia de la correlación entre las entradas de aceitunas y el aceite obtenido, cantidades y fecha de elaboración para saber su procedencia exacta. Por lo que respecta al registro de expedición recoge las unidades de producto aptas para ser comercializadas bajo el amparo de la IGP e identificadas con el número de lote de fabricación, la serie de contraetiquetas utilizadas, la fecha de expedición, cantidad y destino del producto.

Dentro del método de obtención de los aceite amparados por la IGP Aceite de Jaén, las fases de producción y elaboración deben tener lugar en la zona delimitada. La recolección de la aceituna se realiza separando los frutos de vuelo --los recogidos directamente del árbol-- de los del suelo, destinando los primeros a la elaboración de los aceites protegidos por esta denominación. Con este fin, se tomarán por el órgano de control las medidas oportunas para comprobar que el aceite obtenido corresponde a frutos sanos del vuelo.

Por lo que respecta al transporte de la aceituna a la almazara, se realizará de manera que no se deteriore la calidad y la sanidad del fruto, antes de 24 horas desde su recolección, estableciéndose mecanismos adecuados para asegurar el cumplimiento del plazo de tiempo marcado.

Dentro de la elaboración propiamente dicha de estos aceites, la molturación de la aceituna se llevará a cabo en el plazo máximo de 36 horas, desde su entrada en la almazara. El aceite obtenido se almacenará en depósitos de acero inoxidable, trujales o depósitos revestidos internamente de material inerte y calidad alimentaria, opacos a la luz y completamente cerrados. Para su envasado, se utilizarán recipientes de vidrio, metálicos, cerámica de uso alimentario y PET (tipo de plástico utilizado en el sector agroalimentario que es fácilmente reciclable y permite conservar la calidad del producto). El Consejo Regulador podrá autorizar cualquier otro material para el envasado, siempre que esté legalmente autorizado, sea inerte y no deteriore la calidad del producto.