15 de agosto de 2020
6 de agosto de 2009

La Junta interviene cautelarmente una yeguada en la que han muerto cuatro caballos por hambre y descuido

CÓRDOBA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Delegación de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía procedió hoy a la inmovilización e intervención cautelar de una yeguada que se encuentra en Alcaracejos, en la comarca cordobesa de Los Pedroches, y en la que han muerto al menos cuatro caballos en la última semana por hambre y descuido.

Según informaron a Europa Press fuentes de la administración autonómica, los animales se han puesto a cargo de un veterinario de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de Pozoblanco para atenderlos. La Empresa Pública de la Consejería de Agricultura, DAP, se ha hecho ya cargo de la alimentación de los équidos, así como de la asistencia veterinaria necesaria.

Además, la Junta de Andalucía "ha instruido diligencias judiciales para poder incautar los animales y hacerse cargo de los mismos en una finca autorizada para el mantenimiento de la yeguada y con las instalaciones necesarias". Asimismo, se ha solicitado al juez que analice si ha habido un posible incumplimiento del artículo 337 del Código Penal, que podría acarrear un delito contra el bienestar animal.

Por su parte, en declaraciones a Europa Press, el alcalde de Alcaracejos, Luciano Cabrera, mostró su malestar por que un hecho así se produzca e informó de la muerte de cuatro animales y la existencia de otros en circunstancias que se pueden mejorar.

Explicó que la finca, que cambia con mucha frecuencia de propietarios, está ubicada en el Puerto Calatraveño, en "una zona poco productiva de pastos porque está en una cima", por lo que consideró que "no se ha dimensionado bien el volumen de necesidad que tenían tantos animales", unos 120 ejemplares se calcula que pudiera haber.

El alcalde lamentó que pasen estos hechos y pidió a los dueños que "traten de una manera más adecuada a sus animales". Asimismo, se ha ofrecido a la Junta de Andalucía por si, de alguna forma, el Ayuntamiento "puede contribuir a que los caballos estén en mejores condiciones".

Según señala 'Diario Córdoba' en su edición de hoy, los caballos, muchos de ellos de raza --algunos incluso de Pura Raza Española-- se encuentran en una zona baldía de la finca, en la que abundan las piedras, por lo que apenas disponen de alimentación natural. Esta situación de inanición es especialmente evidente en algunas de las yeguas, a las que se le aprecian todos los costillares y gran parte de su osamenta.

En las dos últimas semanas han muerto al menos siete ejemplares, cuatro en la última semana. Además, al parecer, los animales muertos se encontraban en la finca, generando los consiguientes olores y los consecuentes problemas de posibles contaminaciones. Otros, han sido enterrados en la misma, práctica que actualmente es totalmente ilegal. La yeguada, conocida como Algaida, es propiedad del ganadero sevillano J.C.A.