24 de abril de 2019
  • Martes, 23 de Abril
  • 8 de abril de 2010

    Juzgan mañana a un hombre con retraso mental acusado de intentar matar a martillazos a su madre

    GRANADA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Sección Segunda de la Audiencia de Granada acogerá mañana el juicio contra un hombre de 43 años con un retraso mental leve acusado de intentar asesinar a martillazos a su madre en el domicilio familiar, en Íllora (Granada), hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de 12 años de prisión.

    Según consta en el escrito de acusación pública, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos se remontan a las 5,00 horas del pasado 19 de septiembre de 2008, cuando el procesado se encontraba en la casa donde convivía con su madre y su hermano. Según el relato fiscal, después de coger un martillo de la cocina y una vez en el dormitorio que compartía precisamente con su madre, entonces dormida, comenzó a propinarle golpes "con ánimo de acabar con su vida".

    Le agredió en la cabeza, cara y miembros superiores, ocasionándole múltiples lesiones en el cráneo, costillas, manos, y hematomas faciales, heridas "que pusieron en peligro su vida porque afectaron a estructuras vitales del cerebro", y por las que precisó 90 días para su sanidad, 79 de ellos impeditivos y 11 de hospitalización. A la mujer le han quedado además como secuelas un síndrome postconmocional, rigidez en varios dedos de la mano izquierda, y cicatrices deformantes en la cabeza.

    Para la Fiscalía, el acusado, al que le imputa un delito de asesinato en grado de tentativa, presenta un "retraso mental leve" que no le supone un trastorno intelectivo que le impida "comprender y conocer las normas sociales básicas y actuar en base a ese conocimiento".

    Así, además de solicitar la pena de cárcel mencionada, el Ministerio Público solicita que el inculpado, de iniciales M.J.J. y en prisión preventiva desde el día de los hechos, no se comunique ni se aproxime a menos de 500 metros a su madre por un periodo de diez años y la indemnice con 12.412 euros, por las lesiones y secuelas ocasionadas.