3 de marzo de 2021
25 de julio de 2014

MCA-UGT denuncia a la Inspección de Trabajo a una empresa por incumplir la jornada intensiva

CÓRDOBA, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Federación del Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT en Córdoba ha denunciado a la empresa Construcciones Sarrión ante la Inspección de Trabajo "por incumplimiento de la jornada intensiva durante el verano", dándose la circunstancias de que "esta empresa está trabajando actualmente para el Ministerio de Fomento en el enlace y variante de la Autovía del Sur A4".

Según ha informado el sindicato en un comunicado, "la empresa Sarrión está imponiendo jornada partida, a pesar de que el convenio provincial que regula esta cuestión refleja la necesidad de la jornada continua durante el verano, con el objeto de evitar los golpes de calor".

Según ha señalado UGT, "Para descolgarse del convenio, la empresa creó una comisión 'ad-hoc' elegida por sus propios dirigentes y compuesta por personal de dirección y supervisión de la propia obra. Esta comisión impuso la jornada partida, justificándola por razones de productividad. Tal decisión no se transmitió ni se consultó con la comisión paritaria del convenio provincial de la construcción, cuando es un requisito que exista un proceso previo de consultas con documentación que justifique el descuelgue".

MCA-UGT planteó entonces una alternativa, mediante la existencia de un doble turno, ya que, "de esta manera se evitarían las horas de máximas temperaturas y, a su vez, la obra necesitaría más empleados. La empresa, por tanto, conseguiría sus metas de productividad y el sector de la construcción, uno de los más castigados por el paro, se beneficiaría de estas contrataciones extraordinarias".

El sindicato ha recordado que la imposición de la jornada continua obedece a numerosos y rigurosos estudios que demuestran la gravedad de los golpes de calor. La causa del problema no es solo la elevada temperatura, sino la acumulación excesiva de calor en el organismo, algo que se puede dar, bien por esas altas temperaturas o bien por las actividades físicas intensas. En el caso de la construcción se dan ambos factores durante el verano, por lo que el riesgo se multiplica.

El denominado estrés térmico tiene diversos efectos contra la salud, desde agotamiento, erupciones, edemas en las extremidades, quemaduras, calambres musculares o deshidratación, hasta su consecuencia más grave, el golpe de calor. Cuando se produce, la temperatura corporal supera los 40,6 grados y resulta mortal entre el 15 y el 25 por ciento de las veces.

Para leer más