17 de junio de 2019
  • Domingo, 16 de Junio
  • 21 de noviembre de 2010

    Naranpalma prevé vender unos 170.000 kilos de cítricos durante esta campaña en su tienda virtual

    PALMA DEL RÍO (CÓRDOBA), 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La empresa de Palma del Río (Córdoba) Naranpalma prevé vender entre 150.000 y 170.000 kilos de cítricos de la Vega del Guadalquivir a lo largo de la presente campaña a través de su tienda virtual, Naranpalma.com, incluyendo este año como novedad puntos de venta directa en tiendas especializadas de frutas y verduras.

    El responsable de comunicación de la empresa, Simón Egea, ha informado a Europa Press de la apertura este año de una nueva estructura en tiendas especializadas donde calculan la venta de entre 70.000 y 80.000 kilos de naranjas, mandarinas y pomelos, en su objetivo de contar con dos canales diferentes de comercialización. De este modo, abrirán dos puntos de venta directa en Barcelona, otro en Santander, Lugo, Vigo y Orense.

    Pero además, en esta campaña van a intentar abrir una web específica de naranjas sólo para atender el servicio en Berlín, con un compromiso de entrega del producto en un tiempo máximo de 48 horas desde el momento que se realiza la compra. En concreto, según ha explicado Egea, se trata de una web monoproducto orientada al tipo de consumo en el mercado alemán.

    Pero esta empresa, dedicada a la venta de cítricos recién cortados a través de Internet, contará este año con tres certificaciones de finca ecológica, por lo que espera que el periodo de comercialización de este producto, que empezará a finales de diciembre, sea mayor que el del año pasado, llegando a alcanzar los dos o tres meses.

    En cuanto a los clientes, la mayoría, el 80 por ciento, son de la cornisa cantábrica, desde Galicia al País Vasco, bajando por La Rioja, Castilla León, Castilla La Mancha, Extremadura, Madrid, Aragón o Huesca, detectándose este año un mayor incremento de las ventas en Cataluña, a pesar de la cercanía con Valencia.

    Naranpalma continúa además con su iniciativa de que los clientes puedan visitar las fincas con la idea de que puedan pasar un fin de semana y recoger ellos mismos las naranjas e incluso elaborar productos.

    Para ello, también están llevando a cabo una acción coordinada con diferentes alojamientos rurales de la zona con la idea de contribuir también al turismo agrícola.