25 de marzo de 2019
  • Domingo, 24 de Marzo
  • 27 de julio de 2014

    El presidente del TSJA pide "un debate serio" sobre el número de aforados

    El presidente del TSJA pide "un debate serio" sobre el número de aforados
    EUROPA PRESS

    GRANADA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

       El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, considera que debe abrirse un "debate serio y reflexivo" sobre el número de aforados en España, que cree "muy elevado", y acerca de a qué debe limitarse su aforamiento.

       En una entrevista con Europa Press, Del Río ha recordado que en el caso de jueces y fiscales el aforamiento "es muy débil" y sólo se enmarca en los delitos cometidos en el ejercicio de sus cargos, con lo que ha planteado la posibilidad de que ese extremo se estudie también para otros casos.

       "Tenemos un número muy elevado de aforados y se necesita un debate serio y reflexivo para ver las personas que pueden y deben ser sometidas a un tribunal específico", ha indicado el presidente del TSJA, que además ve "lógico" que el aforado lo sea solamente "cuando se ejerce el cargo, no cuando se ha cesado en el mismo".

       Sin embargo, y según ha incidido, "no puede decirse que no haya ningún aforado", ya que "hay ciertas personas que, por la función que tienen, por lo que ejercen, necesitan un plus de protección porque evitan así conductas de terceras personas que se aprovechan de esa condición para permanentemente tenerlas ante cualquier tribunal".

       Pero sí debe plantearse "a qué personas concretas" debe aplicarse, si el aforamiento "debe ceñirse o no" al ejercicio del cargo o, por el contrario, ser extensible a otras situaciones, y si debe "centrarse exclusivamente mientras --los aforados-- desempeñen su función" o cuando han cesado en su cargo.

       En el caso del Rey don Juan Carlos, cuyo aforamiento, tras su abdicación, conllevó la modificación de la ley orgánica del poder judicial, Del Río ha considerado que en el fondo del asunto existe la opinión "unánime" de que sí tiene que ser reconocido con esa condición.

       "Todo el mundo entiende que este tipo de personas, por las funciones que desempeñan, merecen ser objeto de enjuiciamiento por un tribunal más cualificado o por el Tribunal Supremo", ha incidido, admitiendo que el debate sobre esa figura en su caso sólo ha surgido sobre la "forma" o la posible "precipitación" con la que ha podido considerarse que se ha hecho la reforma, que es aplicable a toda la Familia Real, compuesta por los Reyes actuales, sus hijas, y los Reyes salientes.