6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 4 de septiembre de 2009

    Sucesos.- La Policía detiene a cuatro personas cuando intentaban introducir 3,5 kilos de hachís en la capital

    Sucesos.- La Policía detiene a cuatro personas cuando intentaban introducir 3,5 kilos de hachís en la capital
    POLICÍA NACIONAL

    CÓRDOBA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han procedido a la detención de cuatro personas, J.D.M., de 28 años; M.G.C., de 62 años; J.A.A., de 56 años, y R.C.C. de 30 años, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, ya que fueron interceptados cuando intentaban introducir 3,5 kilos de hachís en la capital cordobesa.

    Según informó hoy la Policía en un comunicado, estas detenciones se produjeron tras varias semanas de investigación, al tenerse información que apuntaba a que una serie de personas afincadas en la ciudad de Córdoba se estaban dedicando a introducir sustancia estupefaciente, en concreto hachís, procedente de Marruecos.

    Para ello utilizaban el procedimiento de ocultar gran cantidad de droga en el interior de sus organismos y así evitar su detección en los controles policiales. Los encargados de introducir el hachís, comúnmente llamados 'muleros' o 'culeros', recibían una cierta cantidad de dinero por hacer de 'correo', pagándoseles también el importe de los viajes, cantidad que oscila entre 600 y 700 euros.

    El hachís es tragado por estas personas en porciones llamadas 'bellotas' o 'dátiles', forradas con material plástico, para posteriormente ser expulsadas por el recto. Este sistema es muy peligroso ya que la ruptura del envoltorio puede conducir en ocasiones a la muerte por intoxicación. Esta distribución del hachís en 'bellotas' o 'caramelos' facilita la venta al menudeo, oscilando el peso de cada una de estas porciones alrededor de los diez gramos.

    La operación se precipitó cuando los agentes detectaron a cuatro personas viajando en dirección a Cádiz, procediéndose a establecer un dispositivo de control en la capital cordobesa. Varios días después fueron detectados a la entrada de la ciudad viajando en dos vehículos, por lo que, ante la sospecha de que pudieran portar la sustancia estupefaciente, se optó por la intervención policial.

    Uno de los vehículos hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes que le ordenaban que detuviese el coche, dándose a la fuga y provocando con su huida lesiones a dos de los funcionarios que participaban en el dispositivo. Con esta acción, además, puso en peligro la integridad física de las personas que se encontraban en el lugar, colisionando incluso con otro vehículo en el que viajaban dos personas, causando importantes daños, tanto al vehículo, como lesiones a uno de los ocupantes.

    Una de las personas que viajaba en el interior del vehículo que se dio a la fuga pudo ser detenida tras una persecución a pie por la zona del Centro Comercial de la Barriada del Guadalquivir, consiguiendo el otro huir, ya que los agentes estaban asintiendo a las personas que habían sido lesionadas a raíz de estos hechos.

    Igualmente, el otro vehículo, en el que viajaban los otros dos detenidos, fue interceptado, pudiéndose comprobar que uno de los ocupantes se encontraba enfermo, pues sufría fuerte sudoración, convulsiones y vómitos.

    Por esto, se decidió a trasladarlo a un centro médico donde tras realizarle un chequeo, le fueron detectadas alrededor de 141 'bellotas' de hachís repartidas por todo el aparato digestivo. Los otros dos detenidos igualmente portaban en el interior del organismo alrededor de 110 'bellotas' de hachís cada uno. En vista de ello se procedió a la detención de estas tres personas, a las que se imputó de un delito de tráfico de drogas.

    Fruto de las investigaciones policiales, se pudo identificar y localizar a la persona que huyó del control policial, siendo detenida dos días después, imputándosele un delito contra la salud publica, además de los delitos de daños, atentado agente de la autoridad y conducción temeraria.

    En total se intervinieron unos 3.500 gramos de hachís, distribuidos en 350 'bellotas'. La venta de esta sustancia en el mercado ilícito hubiera supuesto un beneficio de unos 15.800 euros. Los detenidos contaban con detenciones anteriores, uno de ellos con cuatro antecedentes por delitos de trafico de estupefacientes y otro en dos ocasiones por este mismo tipo delictivo.