25 de abril de 2019
  • Miércoles, 24 de Abril
  • 5 de septiembre de 2010

    El teniente coronel de la Guardia Civil avisa del peligro de "rebrotes xenófobos" amparados en la crisis

    CÓRDOBA, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

    En la provincia de Córdoba se pueden producir "indeseables rebrotes de movimientos xenófobos o planteamientos racistas" amparados en la crisis económica que, según el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, José Ignacio Criado, se pueden evitar con una mentalidad abierta ante la presencia ya habitual de inmigrantes.

    De hecho, según explicó Criado en una entrevista concedida a Europa Press al cumplir el pasado junio cuatro años al frente de la Comandancia cordobesa, "en algunas localidades del ámbito rural de Córdoba se han presentado problemas directamente vinculados con esta novedosa situación", la de que en la provincia, como ocurre en el resto de España, "desde hace unos seis o siete años, se avanza aceleradamente hacia una sociedad multicultural, lo cual implica cambios en el modo de entender y afrontar la función de seguridad ciudadana".

    La aparición de dichos problemas en ciertos municipios cordobeses es lógica, según Criado, "dado que son entornos donde la convivencia entre todos los conciudadanos es muy estrecha y se vive en un ambiente de absoluta confianza y cordialidad; junto a ello, las dificultades laborales que conlleva la actual crisis económica, han posibilitado que algunos grupos interesados utilicen la contratación de extranjeros con elemento para tratar de impulsar movimientos xenófobos".

    En este sentido, Criado recordó algunos casos ocurridos en la provincia desde que él está al frente de la Comandancia, "como la oleada de falsas denuncias de intentos de secuestro de menores que se produjo a mediados de 2007, las riñas tumultuarias que tuvieron lugar en La Carlota en 2008, los conflictos de orden público que, impulsados por algún sindicato de trabajadores, se produjeron el pasado otoño (2009) en Palma del Río, o las denuncias infundadas contra varias familias rumanas que se presentaron en Montilla" en la primavera de este año 2010.

    Esta situación preocupa "personalmente" al teniente coronel de la Benemérita y, por ello, en el Instituto Armado tienen "muy levantadas todas las antenas, ya que cualquier error por parte de la Guardia Civil puede tener unas indeseadas consecuencias".

    Para evitarlas, Criado hizo un llamamiento a todos los cordobeses, la de que se acostumbren "a convivir con personas que tienen una cultura y forma de vida diferentes, que visten de distinto modo, que entienden el empleo de la violencia y el respeto a la Ley, a la propiedad o a los agentes de la autoridad de manera distinta a la nuestra o, incluso, que hacen unos usos de los espacios públicos que nosotros consideramos abusivos o indecorosos. En este sentido, resulta esencial que todos contribuyamos a que los ciudadanos entiendan estos cambios y lleguen a aceptarlos, sin miedos, ni restricciones mentales", en el ámbito de la Ley.

    ASENTAMIENTOS DE INMIGRANTES

    En cuanto a situaciones de especial conflictividad o ilícitas relacionadas especialmente con inmigrantes a las que se ha tenido que enfrentar desde que dirige la Comandancia cordobesa, Criado recordó que "durante los años 2006 y 2007 tuvimos que afrontar un grave problema con los asentamientos de inmigrantes, ya que dañaban la sensación de seguridad de los ciudadanos e, incluso, aparecían directamente vinculados con el incremento de delitos contra el patrimonio en la zona donde se ubicaban".

    "El triste caso -prosiguió-- de los asentamientos de la zona de La Montiela en 2006 me abrió los ojos y con el apoyo imprescindible e incondicional del subdelegado del Gobierno y el firme compromiso de todos los guardias civiles, poco a poco fuimos logrando convencer a la mayoría de los alcaldes y las organizaciones de asistencia social, lo que nos ha permitido solventar el problema".

    El resultado es que "desde el pasado año 2009 en la demarcación de esta Comandancia no se ha registrado ningún asentamiento que haya tenido una duración superior a la semana, ni que haya concentrado más de diez o 15 personas, aunque es cierto que el fenómeno se sigue produciendo, pero ahora la pelota está en el tejado de otros".

    Para leer más