23 de agosto de 2019
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 25 de junio de 2009

    Tribunales.- Juzgan desde hoy a un hombre acusado de intentar matar a martillazos a su ex pareja

    GRANADA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada acoge desde hoy el juicio contra un hombre acusado de intentar matar a martillazos a su ex pareja, a la que maltrató en el transcurso de una relación de dos años --en los que ella sin embargo no denunció--, hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de 20 años de prisión.

    En su escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el Ministerio Público señala que desde 2005, cuando comenzaron a ser pareja, el procesado mantenía frente a la mujer, de 28 años, una actitud de "constante humillación" y "menosprecio", profiriendo contra ella admoniciones reiteradas en el sentido de que "tenía que matarla", "que tenía que rajarla de arriba a abajo si la veía con alguien" y otras del estilo.

    Fueron también constantes los episodios de agresión pública del acusado hacia su pareja, que, si bien no fueron denunciado sí fueron presenciados --por el momento de cometerse o por las secuelas dejadas-- por el círculo de amigos y familiares de ella.

    En concreto, en fecha no acreditada de la primavera de 2005 y encontrándose la mujer embarazada, el inculpado inició una discusión con ella en el domicilio común, en Valderrubio (Granada). En el transcurso de la misma él le golpeó propinándole diversas bofetadas y arrastrándola por el suelo, causándole lesiones por las que fue asistida por personal médico.

    Asimismo, poco tiempo después, y durante una visita a las fiestas de la localidad de Chauchina, el hombre la agredió golpeándola en diversas partes del cuerpo y rompiéndole las gafas. En julio de 2006, encontrándose ambos en su domicilio, el procesado, en presencia del hermano de la víctima, le propinó a su pareja un fuerte puñetazo en el rostro.

    En agosto de 2007, cuando los dos estaban en la feria de Santa Fe, el acusado la agarró fuertemente por el cuello, sin que conste la entidad de las lesiones, al no haber denunciado los hechos ni acudido al médico.

    UNA VEZ ROTA LA RELACIÓN FUE A BUSCARLA

    Una vez rota la relación, el 1 de octubre de 2007, en torno a las 8,00 horas, la mujer dejo a su hijo en una guardería de Fuente Vaqueros, coincidiendo allí con su ex pareja, que le dijo "ahora hablaremos" después de que ella le preguntaba el motivo de encontrarse allí.

    A continuación la mujer se subió en el vehículo propiedad de su padre, pero perseguida en otro automóvil por el inculpado, que, como iba a gran velocidad, acabó embistiéndola en la parte trasera del coche. En ese momento ella se bajó del mismo y le recriminó lo sucedido y, tras decirle al hombre que arreglarían el siniestro con un parte amistoso, éste contestó "esto lo vamos a arreglar, pero ya".

    Así, en el momento en que la mujer iba a por la documentación al turismo, el procesado sacó del interior del suyo un martillo encofrador, empujó a su ex pareja al interior y le propinó un primer fuerte martillazo en la parte posterior de la cabeza, al que le siguió un segundo en el mismo sitio, golpe que le hizo caer al suelo, y un tercero que le impactó en la mano derecha. El hombre la dejó entonces allí tendida con el convencimiento de que la había matado, según el relato fiscal.

    A consecuencia de la agresión, la mujer sufrió fractura con hundimiento del hueso occipital y fractura de dedos, con lesiones que afectaron a sus órganos vitales. Como secuela, le quedó pérdida de sustancia ósea, síndrome posconmoncional con cefalea e inestabilidad emocional, trastorno depresivo y varias cicatrices.

    El Ministerio Público considera que los hechos integran un delito de violencia física y psíquica habitual, cuatro delitos de lesiones y un delito de asesinato en grado de tentativa, por los que solicita, además de la pena de cárcel, que el acusado no se aproxime a su víctima por un periodo de 33 años y 15 años de privación de tenencia y porte de armas.

    Además, en concepto de responsabilidad civil, el fiscal pide que el presunto autor de estos delitos indemnice a su ex pareja en la cantidad de 146.000 euros, por los días de curación y por las secuelas.