25 de marzo de 2019
17 de mayo de 2014

El TS rechaza entrar en la designación sobre la Capitalidad Cultural y deriva el caso a Europa

Tanto el recurso posterior a Europa como el posible ante el Tribunal Constitucional se valorará en los próximos días

El TS rechaza entrar en la designación sobre la Capitalidad Cultural y deriva el caso a Europa
EUROPA PRESS/CÓRDOBA 2016/ARCHIVO

   CÓRDOBA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   El Tribunal Supremo (TS) ha dictado una sentencia por la que rechaza pronunciarse sobre la designación del Ministerio de Cultura de ratificar a San Sebastián como ciudad elegida para ser Capital Europea de la Cultura en el año 2016, al tiempo que deriva la responsabilidad a las instancias europeas, tras el recurso presentado contra dicha decisión por el Ayuntamiento de Córdoba, con el bufete de abogados de Mariano Aguayo.

   Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de dicho despacho, después de que el Alto Tribunal ha desestimado el recurso, con un fallo que reproduce lo resuelto en el mismo sentido para el recurso del Ayuntamiento de Burgos y en este caso no entra a valorar el fondo del asunto.

   En concreto, según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el TS desestima el recurso del Consistorio al considerar que los actos administrativos impugnados, como son el informe de selección final del Comité de selección, la resolución del Ministerio de Cultura haciendo pública la propuesta del Comité, la aprobación por el Ministerio de Cultura de esa recomendación y la propuesta para la designación, "no han sido dictados por una Administración Pública española".

   En este sentido, subraya que "efectivamente se trata de órganos comunitarios insertos en un procedimiento diseñado por la Unión Europea (UE), o de órganos administrativos de mera colaboración en dicho procedimiento", que "culmina en una decisión del Consejo de la Unión Europea", según agrega la resolución.

   Al respecto, desde el despacho de abogados señalan que "todo lo trabajado por las ciudades candidatas no se tuvo en cuenta, pues el jurado alegó motivos políticos, relacionados con el cese del terrorismo para designar a San Sebastián".

   Así, resaltan que "el tiempo nos ha dado aún más la razón, en el sentido que no se debía haber mezclado la política con este tema que debió ser resuelto por motivos puramente culturales, como se determinaba en las bases de la convocatoria".

   Además, recuerdan que la organización de la Capitalidad por San Sebastián "se encuentra aún hoy dentro de una constante polémica, plagada de dimisiones, ceses y desencuentros", de manera que "son constantes las noticias por la utilización política de esta institución cultural por los dirigentes actuales del Ayuntamiento de San Sebastián", apostillan.

   Entretanto, informan de que tanto el recurso posterior a Europa como el posible ante el Tribunal Constitucional (TC) se valorará en los próximos días, tras analizar en profundidad el fallo actual, que "no condena en costas a ninguna de las partes".

   Mientras, Aguayo Abogados "sufraga los gastos de la defensa" y valora que es "un honor participar como tantos otros voluntarios por el nombramiento justo de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016".

LA INVESTIGACIÓN

   Cabe destacar que el despacho de Mariano Aguayo se ofreció de forma gratuita, apenas unos días después a finales de junio de que el jurado optase por San Sebastián, para defender los intereses de Córdoba y optó junto al Consistorio por presentar un recurso ante la Audiencia Nacional (AN) una vez que el Ministerio de Cultura cerró una investigación de la que dedujo que en el asunto no había ocurrido nada anómalo.

   Se eligió la Audiencia porque se entendía que era competente al tratarse de una decisión ministerial, pero el órgano jurisdiccional decidió en enero de 2012 declararse no competente y el caso acabó en el Supremo.

   El recurso de Córdoba se fundamentaba en tres puntos: en el carácter político que se le atribuye a la decisión según lo explicó el presidente del jurado al argumentar el fallo, en la relación laboral que mantenía uno de los miembros del jurado con la ciudad de San Sebastián y en diversos errores de procedimiento detectados por el bufete de abogados.