21 de octubre de 2019
14 de marzo de 2009

UPA convoca hoy una manifestación en la capital ante la situación del sector del aceite de oliva

JAÉN, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía (UPA-A) ha convocado hoy una manifestación en Jaén para pedir precios justos para el aceite de oliva y exigir soluciones a ante la situación crítica que atraviesa el sector.

La organización agraria espera reunir a unos 2.000 tractores y 5.000 olivareros frente al Centro Comercial La Loma de la capital jiennense, donde se producirá un corte de la carretera N-323 entre las 11,30 y las 13,00 horas para protestar por las "políticas abusivas de las grandes superficies, que han puesto en serio peligro la rentabilidad de las más de 100.000 explotaciones olivareras en Jaén y 350.000 en Andalucía, hundiendo el tejido productivo andaluz y para exigir al gobierno medidas legislativas que pongan fin a esta situación".

Los participantes en la protesta partirán en cuatro columnas a partir de las 7,00 horas procedentes de todas las comarcas jiennenses. En concreto, los ejes serán la N-322 para los procedentes de El Condado, Sierra de Segura, Sierra de Cazorla y La Loma; la N-432 para los de la Sierra Sur y la Campiña Sur; la A-324 para los que lleguen desde Sierra Mágina, y la A-311 para los de la Campiña Norte y Sierra Morena, según precisó en un comunicado UPA-Jaén.

El secretario general de UPA-Andalucía, Agustín Rodríguez, se dirigirá a los manifestantes una vez concentrados frente al Centro Comercial La Loma para exigir el fin de las políticas abusivas practicadas por las grandes cadenas comerciales y exigir al Gobierno español, a la ministra del ramo, Elena Espinosa, medidas legislativas que "corten de raíz estos atropellos que ejerce a diario la gran distribución, conformando precios que no dejan margen a los agricultores". "Con precios en origen por debajo de los dos euros/kilo de aceite de oliva, más del 50 por ciento del olivar andaluz no cubre los costes de producción", insistió.

Además, la organización subrayó que se trata de una situación que no denuncia sólo UPA, sino el propio Parlamento Europeo a través de una declaración de octubre de 2007 y el Parlamento de Andalucía, mediante una proposición no de Ley de diciembre de 2008, que instan a la Comisión y al Estado Español, respectivamente, a investigar a las grandes cadenas comerciales que operan en la UE por su trato dominante de abuso de poder frente a productores y consumidores.