1 de noviembre de 2020
20 de diciembre de 2010

Un virus similar al que provoca el herpes puede ser un factor de inicio de la esclerosis múltiple, según un estudio

GRANADA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El virus de Epstein-Barr (VEB), perteneciente a la familia de los herpesvirus, que también incluye el virus del herpes simple y el citomegalovirus, podría ser uno de los factores ambientales que desencadenaría la esclerosis múltiple.

Así lo han puesto de manifiesto especialistas de la Universidad de Granada (UGR), que han analizado la presencia de este virus en enfermos con esclerosis múltiple, mediante el estudio del índice de anticuerpos, es decir, los anticuerpos que son producidos en el interior del Sistema Nerviosos Central y que, por lo tanto, podrían estar directamente implicados en el desarrollo de la esclerosis.

La esclerosis múltiple es una enfermedad desmielinizante que afecta al Sistema Nervioso Central y de la que no se conoce la causa que la provoca, aunque parece existir cierta susceptibilidad genética en los individuos que la padecen, asociada a ciertos factores ambientales que podrían desencadenar la enfermedad, según ha resaltado este lunes enuna nota la propia UGR.

Pese a que varios estudios han intentado determinar cómo la infección por el virus de Epstein-Barr se podría considerar un factor de riesgo para desarrollar la Esclerosis Múltiple, los científicos granadinos han realizado ahora un meta-análisis de estudios observacionales de casos y controles, cuyo fin es determinar esta asociación.

ESTUDIO CON 151 PERSONAS

Además, en un grupo de pacientes con esclerosis múltiple formado por 76 personas, y en otro de 75 personas sin la enfermedad se buscó un patrón que intentara asociar el virus y la esclerosis múltiple.

Para ello, se determinó la presencia de anticuerpos frente a los antígenos del virus, sintetizados en el sistema nervioso central, así como la detección de ADN vírico para investigar el índice de anticuerpos frente al VEB en el sistema nervioso central y la presencia de ADN de VEB, respectivamente.

Esta investigación ha sido realizada por Olivia del Carmen Santiago, del departamento de Microbiología de la UGR, y dirigida por los profesores José Gutiérrez Fernández, Antonio Sorlózano y Óscar Fernández Fernández.

En concreto, los científicos han obtenido una asociación estadísticamente significativa entre la infección vírica y la esclerosis múltiple, a partir de la detección de marcadores que, fundamentalmente, indican infección pasada y no con los que indican infección reciente o reactivación.

Del Carmen Santiago ha afirmado al hilo de ello que, debido a que todavía se desconocen los factores que desencadenan esta enfermedad, "es importante empezar a estudiarlos y, si es posible, desarrollar algún tipo de profilaxis frente a éstos".

En este estudio, se ha encontrado asociación con ciertos marcadores de infección del virus, "pero para poder obtener una conclusión definitiva es necesario que se desarrollen nuevas investigaciones, con un número suficiente de pacientes, que utilicen la combinación de varias técnicas microbiológicas, donde se determinen los diferentes marcadores de infección vírica valorando la situación clínica del paciente e incluso años antes de la aparición de los primeros síntomas de la esclerosis múltiple", ha concluido.