24 de octubre de 2020
9 de septiembre de 2020

Vox dice que ahora toca colaboración entre comunidad educativa y Junta y que con la huelga no se "arregla nada"

Vox dice que ahora toca colaboración entre comunidad educativa y Junta y que con la huelga no se "arregla nada"
Alejandro Hernández - VOX - ARCHIVO

SEVILLA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Vox ha considerado este miércoles que ante el inicio del curso escolar, lo que toca en este momento es la colaboración entre la comunidad educativa y la Junta para que el regreso a las aulas sea lo más seguro posible, apuntando que con la huelga y las concentraciones "no se arregla nada".

En rueda de prensa, el portavoz de Vox en el Parlamento, Alejandro Hernández,
ha señalado que la vuelta presencial es algo necesario, pero ello no es óbice para poner de manifiesto que "no se ha informado con la necesaria claridad" a las familias.

"La apariencia es que se ha actuado con muchísima improvisación", según ha indicado Hernández, quien ha lamentado que el Gobierno central y la Junta se hayan estado "arrojando la patata caliente" durante semanas, de tal manera que la administración autonómica ha esperado hasta finales de agosto a que desde el Ministerio de Educación se moviera ficha, mientras "se han perdido dos meses" para preparar los centros y formar al personal docente y no docente.

Para Hernández, "la negligencia chulesca" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la "inacción y la dejadez" del Ministerio se Educación no justifican la "dejadez de la Junta".

En su opinión, la solución pasa ahora por que la comunidad educativa trabaje "codo con codo" con la Junta y que se facilite la mayor y mejor información a las familias, y no por "amenazar con sanciones" a los padres que no quieran llevar a los hijos al colegio.

Asimismo, ha señalado que "no se va a arreglar nada" convocando huelgas y concentraciones.

En cuanto al hecho de que desde PSOE-A y Adelante Andalucía estén reclamando a la Junta una bajada de la ratio en las aulas, ha considerado que eso es "mero populimos" y ha planteado que por qué a 20 y no a 10, como si el riesgo de contagio fuera menor entre 20 niños que entre 25.

Ha considerado que una bajada de ratios supone, sin duda, uno costes económicos inasumibles que sólo se pueden acometer desatendiendo otras necesidades básicas.

Para leer más