15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 1 de noviembre de 2009

    Entre el 60 y el 75% de fallecidos en Sevilla y Málaga fueron incinerados en 2008, 40 puntos más que la media nacional

    SEVILLA, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Entre el 60 y el 75 por ciento de los fallecidos en Sevilla y Málaga fueron incinerados el pasado año, superando de esta manera la media nacional aproximadamente en un 40 por ciento, según el grupo español dedicado a servicios funerarios Mémora.

    En declaraciones a Europa Press, el delegado en Andalucía del grupo español dedicado a servicios funerarios Mémora, Fernando Pouso, aseguró que en la actualidad entre el 60 y el 65 por ciento de los fallecidos es incinerado en Sevilla, mientras que el porcentaje de incineraciones que se registra en la capital malagueña en relación al número de defunciones es aún mayor, cifrándose entre el 70 y el 75 por ciento.

    Según afirmó Pouso, estos datos se sitúan por encima de la media de España, donde 25 de cada 100 fallecidos es incinerado, prestando el grupo Mémora el pasado año cerca de 45.000 servicios funerarios y 13.000 cremaciones en el país.

    Así, el número de fallecidos que se incineran actualmente en Andalucía se encuentra "al alza", siendo en las ciudades de Sevilla y Málaga donde se prevé que se mantengan las cifras al estar en las mismas "especialmente consolidada" esta práctica.

    De manera que al haber crecido el número de crematorios en la comunidad, también lo ha hecho el de incineraciones, las cuales llevan instauradas en la capital hispalense una década. Sin embargo, según Pouso, sigue existiendo una "carencia de crematorios" en la comunidad autónoma.

    De otro lado, el delegado en Andalucía de Mémora hizo hincapié en que estos servicios de incineración están en auge puesto que son "rápidos y eficaces", puesto que en muchos casos los familiares del fallecido se encuentran con el inconveniente de estar en un punto geográfico concreto y quiere que los restos descansen en otro lugar determinado, para lo que la incineración se presenta como una alternativa útil.

    No obstante, se trata de una opción que "no todo el mundo conoce", y que "tiene que ver con la cultura de quienes creen todavía en la conservación del cuerpo, como es el caso de los árabes, quienes piensan que el cuerpo sigue siendo necesario".