1 de noviembre de 2020
31 de enero de 2020

Adelante Coria pide soluciones para los hedores y teme que derive en "un nuevo caso Uralita"

Adelante Coria pide soluciones para los hedores y teme que derive en "un nuevo caso Uralita"
El portavoz de Adelante Coria con otros miembros del partido - ADELANTE

CORIA DEL RÍO (SEVILLA), 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Adelante en el Ayuntamiento de Coria del Río (Sevilla), Juan Antonio Bizcocho Migens, ha reclamado este viernes soluciones para los vecinos de la barriada Guadalquivir de dicha localidad, castigada desde hace varios años por unos episodios de hedor cuyo origen exacto aún no ha sido plenamente esclarecido, manifestando además su temor ante la posibilidad de que la situación derive en "un nuevo caso Uralita".

En declaraciones a Europa Press, Juan Antonio Bizcocho ha explicado que durante el último pleno ordinario del Ayuntamiento de Coria aprovechó el turno de ruegos y preguntas para dar cuenta del reciente informe del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Sevilla, que merced a muestras de sangre de ocho vecinos de la barriada Guadalquivir detecta en las mismas "bajas concentraciones" de N-hexano, un disolvente orgánico con "acción tóxica".

El informe, fechado el pasado 20 de enero y recogido por Europa Press, describe al n-hexano como "un disolvente orgánico" de "acción tóxica" que "penetra en el organismo por vía inhalatoria y llega a la sangre", detallando que las "lesiones axonales" derivadas de los efectos de dicha sustancia pueden llegar a provocar "alteraciones sensitivas y motoras en las piernas y en la función muscular, cuadros de arritmia" y posibles "alteraciones de la espermatogénesis con una disminución de la fertilidad masculina".

Tras analizar la sangre de ocho vecinos de la mencionaba barriada, donde las alarmas saltaron en octubre de 2017 ante los casos de unos 140 vecinos que presentaban cefaleas, vómitos y picor en ojos y garganta, entre otros síntomas, el Instituto Nacional de Toxicología detecta "bajas concentraciones de n-hexano y acetona" en la sangre de estas personas, avisando de que "el hecho de que la exposición a los disolventes esté mantenida en el tiempo, durante meses, hace que aumente la posibilidad de alguna de las patologías descritas anteriormente".

Por eso, la mencionada institución considera que "sería conveniente poner los medios necesarios para evitar esta exposición continuada a este y otros disolvente que puedan detectarse en la zona afectada".

"PARAR" LOS HEDORES

Al respecto, Juan Antonio Bizcocho ha advertido de que pese a todo el tiempo transcurrido desde que estallase el asunto, no sólo es necesario tomar medidas para evitar la exposición prolongada de los vecinos de la barriada Guadalquivir a los disolventes orgánicos que estarían afectando a sus cuerpos, sino además "encontrar el foco" de los episodios de hedor para "parar" el origen del asunto.

Porque aunque en principio en las tuberías residuales de Coria fueron detectadas dos sustancias no cancerígenas pero sospechosas, en concreto fenol y dimetilacetamida, siendo barajadas diversas hipótesis como pozos negros o un supuesto foco de contaminación en un antiguo taller mecánico situado entre las calles Retuerta y Batán, en septiembre de 2018 la sociedad mancomunada Aljarafesa exponía que al menos entonces, todavía no se había "determinado exactamente el origen o el foco ni se puede precisar que el problema esté en el colector" de tal empresa o en las redes interiores de Coria.

Al respecto, el portavoz municipal de Adelante en Coria ha lamentado que pese a todo el tiempo transcurrido, "aún no se sepa" el origen exacto del hedor, toda vez que Aljarafesa, la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa), la Consejería de Medio Ambiente, la Universidad de Sevilla y el Ayuntamiento de Coria han promovido diversos estudios y gestiones ante esta situación.

LOS VECINOS SE VAN

A tal efecto, Juan Antonio Bizcocho ha alertado de que la barriada de Guadalquivir ya afronta casos de vecinos que han decidido abandonar la zona y mudarse a otros domicilios. "Hay vecinos que se están marchando, pero hay otros que no tienen ninguna posibilidad", ha enfatizado.

Y finalmente, ha manifestado su temor ante la posibilidad que a su entender existe de que el asunto derive en "un nuevo caso Uralita", en alusión a las diversas condenas que pesan sobre la antigua y citada empresa por los daños sufridos por no pocas personas expuestas a la contaminación derivada del uso del amianto.

Para leer más