22 de abril de 2019
20 de junio de 2014

La Armada pide "disculpas" por negar maniobras en El Retín

BARBATE (ÁDIZ), 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Armada ha pedido este viernes "disculpas" por "inducir a error" al transmitir la información, tras el incendio del pasado 13 de junio en el Campo de Adiestramiento de la Sierra del Retín, de que desde el 1 de junio no se realizaban actividades el dicho centro de adiestramiento, cuando la información se refería "exclusivamente a la realización de ejercicios de tiro con munición que pudiera producir incendios".

   Así lo ha indicado a los periodistas el coronel de Infantería de Marina Eliseo González Ferreras, jefe del Campo de Adiestramiento del la Sierra del Retín, ubicado en Barbate (Cádiz), que ha leído un comunicado que explica que "se indujo a incurrir en ese error a las autoridades de la Armada y del Ministerio de Defensa y Delegación del Gobierno". Por ello, se ruega "disculpas" a la opinión pública por haber transmitido una información que ha suscitado dichos "malentendidos".

   Dicho esto, el coronel ha "negado tajantemente" que el incendio del pasado día 13 fuese ocasionado por maniobras militares, ya que ese día no se realizó ningún ejercicio de tiro en la zona en la que se originó el fuego, concretamente en la zona delimitada de caída de proyectiles de alto explosivo.

   A preguntas de los periodistas, ha aclarado que el día 12 sí hubo ejercicios de tiro en la zona, pero con "munición inerte", e insiste en que el día 13 "no había absolutamente nadie tirando allí".

   De hecho, afirma que ese día sólo estaban en la zona los ganaderos que, sin entrar en ningún momento, dejan entrar por un acceso habilitado a las vacas que pastan en dicha área cuando no se realizan ejercicios. Así lo ha confirmado Juan Marchante, presidente de la Asociación Barbateña de Ganaderos.

LAS CAUSAS "NO SE PUEDEN SABER"

   Reconoce el coronel que las causas exactas del incendio del día 13 "no se pueden saber", ya que las investigaciones al respecto las realiza el Infoca, dándose la circunstancia de que en la zona de caída "no entra nadie" por la posibilidad de que haya proyectiles sin detonar.

   En cualquier caso, señala que, a su juicio, el incendio pudo ser "fortuito o provocado", apuntando en este sentido que "no es la primera vez que entran cazadores furtivos", no sólo en el espacio de Defensa en la Sierra de El Retín, sino "también en esa zona" de caída de proyectiles.

   Explica que en el Campo de Adiestramiento del Retín hay maniobras de adiestramiento táctico "los 365 días del año", pero "las maniobras por sí mismas no hacen fuego". Además, el personal recibe formación sobre cómo actuar en las maniobras para no provocar incendios y los campos se limpian regularmente.

   Resalta que en las épocas de riesgo de incendios, como el verano, no se realizan ejercicios de tiro con munición que pueda producir incendios, añadiendo que tampoco se realizan con estos proyectiles, regulados por ley, en otras épocas del año en las que las condiciones climatológicas lo desaconsejan.

   Abunda que la basura se recoge después de cada ejercicio de manera clasificada, destacando en este punto el hecho de que este campo de adiestramiento ha sido "la primera unidad de Europa en conseguir la certificación medioambiental Aenor 1401. Asimismo, enfatiza que "absolutamente todas leyes civiles medioambientales se cumplen aquí".

   Preguntado por los 14 incendios que, según datos del Infoca, se habrían originado como consecuencia de actividades militares en El Retín desde el año 2000, deja claro que el mismo Infoca señala que "la mitad" de todos los producidos en la zona --una treintena-- "no se han producido por ejercicio militar".

   Reconoce que "se juega con fuego y a veces ocurre", pero "se toman medidas". Entre otras, destaca que el campo de adiestramiento cuenta con dos 'pick up' y un camión de bomberos todoterreno. "Aquí todo cuenta como incendio", puesto que cuando se detecta el más mínimo humo se llama al Infoca y se declara incendio, aunque muchos "no superen los cinco metros cuadrados".

   Por otro lado, cuestionado sobre si, como se informó tras el incendio, alguien pidió al Infoca continuar con unas maniobras al día siguiente, explica el coronel que había un ejercicio de operaciones especiales en la parte sur del campo de adiestramiento --en la zona pegada a Zahara de los Atunes-- y "sin ejercicios de tiro". Sabe que el ejercicio terminaba al día siguiente, pero desconoce si alguien habló con los técnicos en esos términos.

   A juicio del responsable del Campo de Adiestramiento del Retín, se trata de un equipamiento "imprescindible" para el entrenamiento de la Armada, puesto que es "el único campo militar con capacidad para el adiestramiento anfibio existente en España".

   Durante una exposición previa a los medios, el coronel González Ferreras ha explicado que en el año 2013 se produjeron dos incendios en la zona, uno dentro del campo de adiestramiento y otro en las inmediaciones. Sobre este último, explica que se debió a una colilla mal apagada en la carretera y que la rápida intervención militar evitó su propagación.

   El segundo incendio de 2013 se produjo dentro del área militar y ardieron 40 hectáreas. Según la investigación del Infoca, dicho incendio fue provocado, si bien "ese día no había actividad militar". Con todo, las autoridades de medio ambiente ordenaron regenerar la zona, mostrando los trabajos que se han desarrollado en este sentido.

USOS NO MILITARES

   Explica el coronel que el Campo de Adiestramiento del Retín no tiene sólo uso militar, puesto que, por ejemplo, mantienen una cuerdo con la Asociación Barbateña de Ganaderos por el que 1.983 vacas pastan en el área militar, al ser este el tope que permite el pasto existente en la zona, como afirman que está determinado por técnicos de medio ambiente.

   Igualmente, se desarrollan actividades científicas como es el programa de cría de ibis eremita, existiendo también acuerdos con universidades para el estudio de plantas carnívoras y otras especies. Asimismo, se dan facilidades para la celebración de romerías, la visita a restos arqueológicos y, previa identificación e indicaciones sobre los lugares de acceso, se permite a los lugareños acceder a la zona para actividades como la recogida de caracoles o de espárragos.

   Finalmente, ha destacado que se sienten "orgullosos" de la "mejora del campo abismal" que se ha producido en la zona gracias a las labores de vigilancia del campo de adiestramiento y de mantenimiento de las infraestructuras que han llevado a cabo los militares a lo largo de los últimos años, señalando como ejemplo que antes de su llegada no existían caminos forestales.