2 de diciembre de 2020
29 de octubre de 2018

Avisan de que la prevención y el control de los factores de riesgo pueden evitar el 80% de los casos de ictus

Avisan de que la prevención y el control de los factores de riesgo pueden evitar el 80% de los casos de ictus
CEDIDA

SEVILLA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

La prevención y el control de los factores de riesgo que pueden llevar a padecer un ictus pueden llegar a evitar el 80 por ciento de los casos, según recuerda el Centro de Rehabilitación de Daño Cerebral Crecer, con motivo del Día Mundial del Ictus.

Tanto la directora médica de Crecer, la doctora Rosario Domínguez, como el director científico del centro, José León Carrión, catedrático de Neuropsicología de la Universidad de Sevilla, confirman en ese sentido que el ictus se puede rehabilitar en cualquier edad, independientemente de la gravedad de su lesión, siempre y cuando se acuda a las unidades especializadas y se sigan los protocolos adecuados.

Dentro de los afectados por ictus, según precisan, se pueden encontrar dos tipos: los que padecen ictus isquémicos, que son aquellos que tienen un trombo que obstruye las arterias cerebrales y que afecta al 85 por ciento de los casos hoy en día y, por otro lado, los casos diagnosticados como ictus hemorrágicos, que afectan al 15 por ciento de los pacientes.

Según la Federación Española de Ictus, el accidente cerebro vascular es el primer causante de muerte en mujeres en nuestro país y la segunda causa de muerte en los hombres, así como el primer motivo de discapacidad en adultos. Además, esta enfermedad afecta, en su mayoría, a la población mayor de 75 años (24%), provocando la muerte en un 30% de los casos.

Sin embargo, el Centro de Rehabilitación de Daño Cerebral Crecer asegura que el número de personas afectadas por ictus sería inferior si se concienciara a la población de la importancia que tiene llevar un estilo de vida saludable y seguir las recomendaciones médicas para evitar los factores de riesgo, como la hipertensión, diabetes hipercolesteloremia, arritmias cardiacas y el tabaquismo, entre otras.

Con ello, nos referimos a una alimentación variada en la que no se abuse de la ingesta de azúcar, sal, harina, grasas saturadas y alcohol; que de cumplirse, junto a la práctica regular de ejercicio, facilitará un buen estado físico y mental y evitará la aparición de Ictus en el 80 por ciento de los casos.