23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 3 de abril de 2014

    El Ayuntamiento de Utrera restaura el portón barroco de 1724 de la Casa de la Cultura

    El Ayuntamiento de Utrera restaura el portón barroco de 1724 de la Casa de la Cultura
    UTRERA/EUROPA PRESS

    UTRERA (SEVILLA), 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La delegación de Cultura del Ayuntamiento de Utrera (Sevilla) ha restaurado al puerta de entrada de la Casa de la Cultura, una extraordinaria pieza del siglo XVIII, con medias de 410 X 335 centímetros, que acusaba ciertos problemas estructurales fruto del viciado de las maderas con el paso de los años y las inclemencias meteorológicas.

    El arreglo ha consistido en decapado y lijado de la parte trasera y delantera, restauración del herraje existente, reposición de piezas en mal estado y desaparecidas (clavos, cerrojos y falleba) y corrección de la torsión y curvatura de la hojas (con tensores y calor). Durante el largo y laborioso proceso de intervención, que ha durado casi tres meses, se colocó provisionalmente una puerta de tablero de aglomerado con rastreles de madera que ha garantizado plenamente la seguridad de esta instalación cultural.

    Los trabajos han sido ejecutados por la empresa de carpintería "Enrique Castillo", que también ha restaurado recientemente las puertas del Santuario de Nuestra Señora de Consolación y de la capilla de San Bartolomé, de la Hermandad de nuestro Padre Jesús Nazareno.

    La delegada de Cultura, María José García Arroyo, ha asegurado que "el esfuerzo ha merecido la pena, pues hoy vuelve a lucir con todo su esplendor, recobrando el aspecto que tuvo cuando en 1724 fue encargada por el marqués de Tous". La delegada resalta que esto ha sido posible gracias a la calidad de los materiales empleados -caoba de palma de origen cubano del siglo XVIII-, y a la maestría de los artesanos que la elaboraron, que han permitido que tanto la carpintería como los trabajos en hierro y metal se hayan mantenido en bastante buen estado hasta la actualidad.

    Si bien se aprecian actuaciones posteriores, la última en la década de los sesenta por el artista local Pedro Hurtado, que realizó una significativa aportación en la restauración de la portada y en la reposición de piezas de bronces, como clavos y aldabas al estilo de los originales.

    Las grandes dimensiones de estas puertas, la mayor de la arquitectura civil de la ciudad, viene dada por la tipología característica de la casa solariega del siglo XVIII en Utrera, de las que también se dan otros ejemplos como son la casa Consistorial, Riarola, Román Meléndez, o la Casa Surga. Al interior de estos inmuebles se accedía con los enganches y carruajes, a través del denominado patio de caballos que conduce al fondo, donde se encuentran la cochera y las cuadras y, en el ángulo opuesto, la zona residencial que gira en torno al patio principal.