17 de octubre de 2019
7 de agosto de 2010

Cádiz pasa al nivel naranja y Sevilla al amarillo del Plan de Prevención de Altas Temperaturas de la Junta

Salud recomienda extremar la prevención en los pacientes tratados con fármacos que deprimen la regulación de la temperatura corporal

SEVILLA, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las previsiones de la Agencia Española de Meteorología (Aemet) indican que la provincia de Cádiz pasa al nivel de alerta naranja del Plan de Prevención de Altas Temperaturas de la Consejería de Salud en tanto se prevé que a partir de mañana domingo, 8 de agosto, y hasta el próximo miércoles, 11 de agosto, supere sus temperaturas umbrales máximas y mínimas.

Por su parte, la provincia de Sevilla pasa al nivel amarillo del plan al preverse la superación de sus temperaturas umbrales máximas y mínimas durante el día de hoy, 7 de agosto. Asimismo, se prevé que en la provincia de Sevilla se vuelvan a superar las temperaturas umbrales máximas y mínimas los días 10 y 11 de agosto. El resto de las provincias andaluzas están en el nivel verde o de riesgo 0.

Según indicó la Junta en una nota, en las provincias de Cádiz y Sevilla se aumentará la información y la emisión de consejos sanitarios a la población de riesgo y sus cuidadoras, y se mantendrán las medidas de control y seguimiento de estas personas a través del servicio Salud Responde.

Actualmente, en las provincias de Cádiz y Sevilla hay un total de 1.710 y 1.011 personas incluidas en el programa de seguimiento telefónico al ser consideradas población de riesgo por ser mayores de 65 años, pluripatológicos y polimedicados, respectivamente.

La activación de un determinado nivel de alerta responde al análisis de las previsiones de temperaturas de la Agencia Española de Meteorología (Aemet) para cada día y durante los cuatro días siguientes, notificando los datos a nivel provincial, de modo que puedan activarse los servicios y recursos sanitarios correspondientes oportunos en cada momento. Por este motivo, la previsión del descenso de temperaturas también puede conducir a la desactivación de un nivel concreto.

Por otra parte, el servicio de información al ciudadano Salud Responde, accesible desde el teléfono, 902 505 060, está abierto a los ciudadanos las 24 horas del día, los 365 días del año, para que soliciten toda la información que requieran sobre este tema, además de las páginas web de la Consejería de Salud, 'www.juntadeandalucia.es/salud', y del Servicio Andaluz de Salud 'www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud', o bien directamente el personal sanitario de su centro de salud. En caso de necesitar asistencia urgente, pueden llamar al teléfono único de urgencias, el 902 505 061, o bien al teléfono de emergencias sanitarias, el 061.

El nivel amarillo del Plan de Prevención de Altas Temperaturas se activa cuando las previsiones de la Agencia Española de Meteorología indican que durante uno o dos días seguidos se podrían superar las temperaturas umbrales máximas y mínimas en una provincia concreta. Mientras que para la activación del naranja se tienen que superar esos mismos niveles durante tres o cuatro días seguidos.

Las temperaturas umbrales de la provincia de Cádiz son 33 de máxima y 24 de mínima y en el de Sevilla 40 de máxima y 22 de mínima.

RECOMENDACIONES

Ante el incremento de temperaturas, la Consejería de Salud recomienda a la población seguir sencillas medidas preventivas de hidratación y alimentación, así como evitar la exposición al sol en las horas centrales del día. Todas estas medidas deberán intensificarse en los grupos de mayor riesgo, esto es, ancianos, niños y enfermos crónicos.

En este sentido, recordó que "es importante beber abundante agua, incluso aunque no exista sensación de sed, evitar las salidas y la realización de actividad física en las horas de más calor, mantener la casa fresca, llevar ropa ligera y procurar que los medicamentos estén bien conservados".

Estas medidas deberán intensificarse en aquellos pacientes tratados con diuréticos o con neurolépticos y psicofármacos (antipsicóticos, barbitúricos) en tanto en cuanto deprimen la regulación de la temperatura corporal y, por tanto, la sensación de calor y la necesidad de beber agua, pudiendo llegar a ocasionar problemas por deshidratación o por exposiciones prolongadas a altas temperaturas.