21 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

La capilla ardiente con los restos mortales del bailaor Mario Maya se instalará en el Ayuntamiento de Sevilla

La familia del artista asegura que fue un "trabajador incansable con sensibilidad extrema"

SEVILLA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

La capilla ardiente con los restos mortales de Mario Maya será instalada hoy en el Salón del Apeadero del Ayuntamiento de Sevilla, cuya entrada se ubica por la Plaza de San Francisco, y se abrirá a partir de las 15,00 horas.

Familiares del bailaor andaluz Mario Maya Fajardo (Córdoba, 1937), fallecido durante esta madrugada en su residencia de Sevilla, aseguraron que fue un "trabajador incansable, maestro de la danza, bailarín y bailaor, coreógrafo, director de escena y compositor". Según indicó en un comunicado el portavoz de la familia, Manuel Moraga, el bailaor fue un hombre "de una sensibilidad extrema y de una inteligencia natural fuera de los común, además de haber sido siempre un artista radicalmente contemporáneo, pero con un ojo en la tradición, como él solía apuntar".

Fue alumno aventajado de Pilar López, "institución más allá del tiempo y de las modas", como él la definió. En 1970 viajó a Nueva York, donde entró en contacto con las nuevas tendencias del Teatro Contemporáneo, experiencia de la cual tomaría ideas y conceptos sobre la Danza que más tarde aportará al Baile Flamenco. Tras su regreso a España forma el 'Trío Madrid', en colaboración con Carmen Mora y Eduardo Serrano 'El Guito'.

En 1994 la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía le nombró director artístico del Programa Andaluz para la Danza y a partir de este programa, Mario formó la primera compañía de la Comunidad Autónoma.

Mario Maya ha dejado una "huella imborrable" en el mundo de la danza, con espectáculos legendarios como '¡Ay! Jondo!', 'Camelamos Naquerar', 'Amargo', 'Réquiem para el fin del milenio' --posiblemente el único réquiem que existe en el mundo del flamenco--, 'Andalucía el Flamenco y la Humanidad' --para la apertura de la Bienal de Flamenco de Sevilla 2006-- o 'Mujeres'.

Personalidad poética y llena de recovecos y sorpresas, Mario Maya defendió siempre la íntima relación entre ética y estética en el arte. Criado en el ambiente humilde en las cuevas gitanas del sacromonte granadino, Maya se forjó su carrera gracias a su enorme inquietud, su inmenso afán por aprender y su fe ciega en la cultura como elemento de progreso intelectual. Fruto de su trabajo y de su arte fueron, entre otras distinciones, el Premio Nacional de Danza y la Medalla de Andalucía.

Mario Maya "nos deja con tres sueños pendientes, como sin el Centro Flamenco de Estudios Escénicos Mario Maya, en Carmona (Sevilla), su película 'Dialogo del Amargo' y su anhelado 'Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías', "sueños que no perderemos y tarde o temprano se harán realidad".