22 de febrero de 2020
24 de enero de 2014

Cepes-A demanda estar en la Concertación "y contribuir a la recuperación económica desde la pluralidad"

SEVILLA, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Entidades para la Economía Social de Andalucía (Cepes-A) ha demandado estar presente en los acuerdos de Concertación, para así "contribuir a la recuperación económica desde la pluralidad".

En una nota, considera que "nuevos sectores productivos y sociales, como la economía social, deben ser parte esencial en la solución a la crisis", tras lo que reconoce que la Concertación Social en la Comunidad " ha tenido como principal aportación a la sociedad, la generación de un clima de estabilidad económica que, generalizando, ha favorecido el desarrollo de las actividades productivas".

Asimismo, considera "incuestionable" que, "tras dos décadas en las que se han ido sucediendo los acuerdos de Concertación Social, se ha avanzado notablemente en parámetros tan dispares como renta per capita, infraestructuras o bienestar social".

No obstante, reconoce que "se viene cuestionando los resultados obtenidos en cuanto a creación de empleo y su aportación al cambio del modelo productivo", unas cuestiones que "unidas a otras circunstancias perjudiciales que afectan, en cierto grado, a la credibilidad y confianza en el actual sistema de concertación, parecen aconsejar una revisión intensa del mismo".

Por ello, tras recordar las palabras de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, Cepes-A aboga por una "revisión" que "debería derivar en un sistema de Concertación más amplio y no excluyente en el que tuviesen cabida otros actores productivos y sociales vinculados a nuestra Comunidad y que se hayan demostrado representativos, por serlo de los sectores económicos o sociales a quienes representan; responsables, por situar los intereses de la sociedad a la misma altura que los legítimamente propios; alternativos, por presentar nuevos planteamientos, ideas y formas en la solución a los problemas; y sostenibles, por pretender una mejora que perdure en el tiempo".

Considera que "en circunstancias como las actuales, la exclusión de actores esenciales de la sociedad y de la economía andaluza en poco o en nada ayuda a crear un clima adecuado y cooperativo para salir de la crisis".

En ese sentido, ha insistido en que la economía social andaluza viene reivindicando históricamente un papel principal en el proceso de la Concertación Social, una reivindicación de la cual "ahora parecen hacerse eco las administraciones y prácticamente todas las fuerzas políticas y sociales".

Ha resaltado el hecho de que la representación de la economía social andaluza, a través de Cepes-A, "cuenta con una dilatada experiencia en materia de diálogo social con otros interlocutores económicos, sociales y políticos".

Recuerda que esta interlocución "se sustenta en acuerdos de probados resultados en el plano formativo, como los alcanzados con las universidades andaluzas y otras entidades formativas; en materia de desarrollo local, acordados con ayuntamientos y otras entidades de desarrollo rural; en el aspecto económico y social como los derivados de los distintos pactos locales y provinciales por el fomento y desarrollo de la economía social; o los firmados con la propia Administración andaluza y los sindicatos mayoritarios que han determinado las tres ediciones del Pacto Andaluz por la Economía Social, cuyas dos primeras ediciones (el tercero está actualmente en desarrollo) han derivado en la contrastada creación y mantenimiento de miles de empresas y empleos".

De esta forma, a su juicio, "la experiencia en materia de diálogo social, unida al peso empresarial sostenible y responsable socialmente y a la práctica unanimidad de aceptación positiva que despierta en el resto de agentes sociales, económicos y políticos constituyen las garantías y credenciales que permiten reivindicar a la economía social andaluza un papel de primer orden en cualquier interlocución que tenga por objetivo la superación de la actual crisis económica y social que padece Andalucía".

Por último, deja claro que la economía social andaluza "ofrece una vía de solución alternativa fundamentada en una gestión participativa y democrática en la que prevalece el interés de las personas y sus necesidades sobre el capital y con la que hay que contar dentro de cualquier marco de diálogo social en el que se pretenda mejorar la situación actual de la sociedad andaluza".