24 de octubre de 2020
20 de diciembre de 2010

COAG-A dice que en 2010 se consolida el "desequilibrio" en los mercados con precios "ruinosos" y fuerte subida de costes

SEVILLA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos en Andalucía (COAG-A) considera que 2010 fue un año que volvió a estar marcado por los bajos precios en origen, "impuestos por una gran distribución que abusa de su posición de dominio sobre los productores", en un mercado que se caracteriza por "el desequilibrio y la falta de regulación".

En una nota de balance de 2010, COAG-A ha destacado que en un sector tan emblemático como el olivar, los productores han sufrido pérdidas superiores a los 700 millones de euros, lo que supone por segundo año consecutivo "una campaña ruinosa que amenaza seriamente la viabilidad del cultivo". Lo mismo ocurrió en ganadería, según la organización agraria, en sectores igualmente estratégicos para Andalucía como el porcino ibérico o el caprino de leche, que perdió 40 millones de euros.

Al "derrumbe" de los precios hay que añadirle la subida de los costes de producción, consecuencia directa de "las maniobras especulativas que se han producido sobre todo en el mercado de los cereales". En este sentido, ha explicado que el anuncio de Rusia de frenar las exportaciones y las incidencias de la sequía y los incendios han provocado la entrada de capital especulativo al mercado de futuros de los cereales, generando una subida del producto --de hasta un 60% en el caso del trigo--. "Esta volatilidad de los precios se aprovechó para incrementar de manera injustificada los precios de los insumos, con fertilizantes que han subido un 60 por ciento y semillas que suben alrededor de un 50 por ciento".

Todo ello, según ha detallado, en un mercado que avanza hacia la liberalización y que cada vez dispone de menos mecanismos de regulación. En ese sentido, ha explicado que la política comunitaria "sigue sin defender los intereses de los productores andaluces, como recientemente se ha demostrado con la ratificación del acuerdo de liberalización comercial entre Bruselas y Rabat, que pone de relieve que Europa antepone los intereses comerciales de las grandes corporaciones agroexportadoras sobre el modelo de producción sostenible que demanda los 500 millones de ciudadanos europeos". Si bie,n el documento que avanza la nueva propuesta de reforma de la PAC permite albergar "alguna esperanza" en cuanto al carácter estratégico de la actividad agraria, también dispone de importantes carencias por lo que respecta a la regulación de los mercados.

COAG Andalucía reclama un giro a la política agraria, para compensar el desequilibrio en el mercado, permitiendo que los agricultores y ganaderos dispongan de mayor capacidad de negociación a través de sus interlocutores, las organizaciones agrarias, y a través de las organizaciones interprofesionales. En ese sentido, herramientas como los contratos tipo facilitarían que los agricultores y ganaderos tuvieran "la tan necesaria estabilidad de precios".

Esta organización agraria también reclama que se actualicen mecanismos de gestión de la oferta como el almacenamiento privado para el aceite de oliva, para que los índices que lo activan de forma automática dejen de estar obsoletos y de adapten a la situación de los productores. Asimismo, COAG reclama que se pueda poner en marcha esta herramienta por la vía de la perturbación del mercado, algo que se está dando desde hace varias campañas.

Por último, destaca que el año hidrológico se caracterizó por las elevadas precipitaciones, muy superiores a las registradas en un año medio en todos los distritos hidrográficos, lo que ha generado problemas y daños en algunos cultivos y en infraestructuras, pero también ha provocado que las aportaciones a los distintos embalses hayan sido superiores a la media, lo que se traduce en campañas de riego normales y en el aumento de las reservas.