23 de marzo de 2019
24 de mayo de 2014

Condenados a cinco años por robar en un local de juegos tras amenazar con un machete al encargado

SEVILLA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a más de cinco años de cárcel a dos acusados de robar en un local de juegos de la capital hispalense tras amenazar con un machete de grandes dimensiones y maniatar al responsable del establecimiento.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial condena a Joaquín R.M. a cinco años y dos meses de prisión y a Juan G.G. a cinco años y seis meses de cárcel por un delito de robo con violencia y uso de armas en grado de tentativa, una falta de lesiones y un delito de detención ilegal.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 1,00 horas del 20 de noviembre de 2013, cuando los acusados, tapándose el rostro para no ser identificados y con medias en las manos para no dejar huellas, acudieron al local de juegos 'Cofisa' ubicado en la calle Párroco Antonio Gómez Villalobos.

Aprovechando el momento en que el encargado estaba cerrando la puerta del local, los imputados se le acercaron por detrás esgrimiendo un machete que le pusieron junto a la cara en actitud agresiva y le exigieron que les franquease la entrada al establecimiento, obligándole a entrar con ellos con las manos en alto y la cabeza hacia abajo, diciéndole que "si colaboraba no le pasaría nada".

Una vez dentro, le ataron las manos a la espalda utilizando bridas de plástico y le obligaron a permanecer junto a la pared, para a continuación exigirle que les dijese dónde estaba el dinero y les diese las llaves de las máquinas tragaperras, de la máquina de tabaco y de la caja fuerte.

Tras ello, los imputados comenzaron a registrar todo el local mientras el encargado permanecía maniatado e inmóvil junto a la pared, logrando coger el dinero que había en la caja fuerte y, tras romper a golpes las máquinas tragaperras, la recaudación en monedas de las mismas.

Luego, uno de los imputados se acercó al responsable del local, que "seguía maniatado y aterrorizado en un rincón", y le quitó un teléfono móvil que portaba, para acto seguido seguir rebuscando por si encontraban más dinero u objetos de valor.

Pasada una media hora, los imputados decidieron marcharse y comenzaron a discutir qué hacer con el encargado, momento en el que llegaron agentes de la Policía Nacional que habían sido requeridos por un vecino que había escuchado golpes y gritos en el local, quienes detuvieron a los acusados cuando estos se llevaban dentro de dos macutos un total de 1.826,50 euros en billetes y monedas y el teléfono de la víctima, así como el machete.

Los mismos agentes liberaron al empleado, al que encontraron maniatado en el suelo al fondo del local "en estado de gran nerviosismo y pánico mientras lloraba y pedía auxilio". El dinero intervenido, de su lado, fue entregado por la Policía al representante legal de la empresa que dirige el local, que aportó facturas de la reparación de las máquinas por importe de 742,09 euros.

El acusado Joaquín R.M. ha sufrido una adicción a opiáceos de larga duración "que influyó en la comisión de los hechos", por lo que le aplica la atenuante de drogadicción, mientras que a ambos le atribuye además la agravante de disfraz.

Asimismo, los condena a indemnizar con 1.520 euros a la víctima por las lesiones y daños morales causados y con 742,09 euros a la empresa propietaria del local.