9 de agosto de 2020
9 de julio de 2020

Detenidos 20 integrantes de una banda dedicada al tráfico de drogas afincada en Dos Hermanas (Sevilla)

Detenidos 20 integrantes de una banda dedicada al tráfico de drogas afincada en Dos Hermanas (Sevilla)
Agentes de la Policía Nacional, en el marco de una operación contra el tráfico desarrollada en Dos Hermanas - POLICÍA NACIONAL

SEVILLA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una banda dedicada al tráfico de heroína y cocaína, y han detenido a 20 personas como supuestos autores de sendos delitos contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal, organización que estaba afincada en Dos Hermanas (Sevilla).

Esta operación policial, denominada Marbella, se ha realizado en dos fases: la primera, el pasado 4 de junio, donde fueron detenidas 19 personas de entre 20 y 59 años de edad, que ya pasaron a disposición
de la Autoridad Judicial, decretándose prisión para uno de los principales miembros del grupo criminal, informa la Policía en un comunicado.

La segunda y última fase se ha dado por concluida este jueves con la detención del presunto líder de la organización, con lo que ha quedado desarticulada al completo.

Así, tras recibir varias informaciones de vecinos de la zona, los investigadores observaron en la barriada de La Costa del Sol de la localidad nazarena que existía "mucho trasiego" tanto de personas como vehículos que pudieran estar relacionados con el tráfico de estupefacientes.

Estas gestiones recientes, unidas a los estudios llevados a cabo con anterioridad en dicha zona, permitieron centrar la localización de un domicilio, donde al parecer un grupo de individuos atendían en esta vivienda tanto al menudeo, consumidores finales de drogas, de diferentes edades y todos de Dos Hermanas, como a un nivel de media escala, a otros traficantes.

Las diferentes vigilancias discretas llevaron a los agentes hasta otro barrio, el de Cerro Blanco, aquí poseían otra vivienda "utilizada como guardería de la droga", que a primera hora de la mañana surtía al piso punto de venta y a finales del día "recepcionaba el sobrante de la mercancía". Siempre bajo las órdenes del máximo responsable, "que era quien emitía cuándo la droga había que trasladarla, dónde y cuándo había que recogerla".

En este sentido, saltaba un sistema de alarma en el interior de la 'narco-vivienda' cuando se acercaba la Policía para no ser descubiertos y alternaban los puntos de venta entre diferentes viviendas: Todas estas viviendas estaban blindadas con puertas de seguridad, barras y crucetas interiores para dificultar las aperturas de las mismas. "Usaban hasta un sistema para dar el aviso de la llegada de la Policía, a través de un mando electrónico".