20 de septiembre de 2019
22 de junio de 2014

El dueño de Uniter acredita gastos mensuales de 2.072 euros e insiste en pedir una pensión de 3.000 euros

SEVILLA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El dueño de Uniter, José González Mata, ha elevado un escrito a la juez que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares en el que acredita unos gastos mensuales de 2.072,68 euros, a lo que hay que añadir los gastos en gasolina, teléfono móvil, alimentación, o ropa, por lo que insiste en su petición de que se le conceda una pensión alimenticia de 3.000 euros mensuales a fin de poder atender "sus necesidades más básicas".

En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el imputado responde así a la petición realizada por la juez Mercedes Alaya para que acreditara en el plazo de cinco días "las necesidades y cargas" que tenga actualmente, de manera que "con su resultado se evacuará traslado legal" para que tanto la Fiscalía Anticorrupción como el resto de partes personadas se pronuncien al respecto.

González Mata dice en su escrito que, en el plazo concedido, "le ha sido sumamente dificultoso obtener la documentación solicitada, dado que, por una parte, tras los registros efectuados tanto en su domicilio como en su oficina profesional, no se ha podido localizar la facturación previa a los mismos, y por otra parte, y con respecto a lo anterior, no obra en su poder, dado que, por consecuencia del bloqueo de cuentas sufrido, no ha podido hacer frente a gran parte de los recibos girados".

El imputado, no obstante, aporta documentación para acreditar "gastos necesarios", como por ejemplo una factura de Endesa con carácter bimensual "con la que se acredita un gasto mensual de 307 euros aproximadamente", y otra factura de Movistar, correspondiente al servicio de telefonía básica, por importe de 65,68 euros.

También entrega al juzgado el certificado de la Seguridad Social con el que acredita que "ha de satisfacer, por su cotización como autónomo, una suma mensual de 1.200 euros aproximadamente", y el acta de la comunidad de propietarios donde se encuentra su vivienda "con la que se acredita, por una parte, que la cuota mensual que gira dicha comunidad es de 500 euros, y, por otro lado, que no ha podido hacer frente a las cuotas comunes de los últimos meses".

El imputado concluye que, con la documentación entregada, "se acreditan gastos necesarios fijos, y de devengo mensual, por importe de 2.072,68 euros, lo que ya de por sí justifica la petición de alimentos formulada", señalando que "si a tal cantidad se le añaden otros gastos necesarios, para cualquier persona y que, como tales, no precisan de mayor justificación --teléfono móvil, gasolina, prorrateo mensual de seguros de coche y vivienda, alimentación, vestido, etc--, nos encontramos con que la cantidad solicitada no solamente es adecuada, sino incluso escasa".

Por ello, insiste en su petición de que se le fije una pensión de alimentos por valor de 3.000 euros mensuales "con cargo a los fondos de sus empresas Uniter y Cureña".

En el escrito, el imputado solicita además la devolución de los ordenadores y restante material informático incautado en los registros efectuados en la sede de las mercantiles Uniter y Cureña, dado que los mismos "son necesarios para su actividad mercantil".