10 de abril de 2020
21 de noviembre de 2018

Élite calcula unos 500 taxis en su nueva manifestación en Sevilla y prepara dos movilizaciones más

Élite calcula unos 500 taxis en su nueva manifestación en Sevilla y prepara dos movilizaciones más
EUROPA PRESS

SEVILLA, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

La asociación Élite Taxi Sevilla ha calculado que aproximadamente "500" taxistas con sus correspondientes coches han secundado la nueva manifestación convocada para este miércoles por esta asociación, de nuevo en demanda de mayores controles y restricciones a los conductores de vehículos de transporte concertado (VTC) que operan para empresas de alquiler de coches con conductor como Uber o Cabify, bajo la premisa de que los mismos protagonizan situaciones de "competencia desleal".

La nueva manifestación arrancaba a las 18,00 horas desde el estadio de la Cartuja, para transcurrir por toda la Ronda Histórica del mismo modo que la protesta celebrada el lunes también a instancias de esta misma asociación. Pedro López, presidente de Élite Taxi Sevilla, ha manifestado al respecto, en declaraciones a Europa Press, que entre los participantes de la manifestación figuraban taxistas de Sevilla capital, "del Aljarafe, de Málaga, de Huelva, de Córdoba" y hasta de Madrid, a cuenta de la escala que alcanza el conflicto.

Además, ha anunciado que esta asociación ha acordado que promover otras "dos movilizaciones" más en fechas que ha preferido no revelar hasta que las mismas sean permitidas por las autoridades, aunque ha asegurado que se trata de fechas en las que las protestas "no harán daño a la población".

Precisamente el lunes, el alcalde hispalense, Juan Espadas (PSOE), tachaba de "desproporcionadas" e "inaceptables" las diversas protestas protagonizadas y anunciadas desde el sector local del taxi, criticando especialmente que los mismos actuasen "bloqueando los accesos" al palacio de exposiciones y congresos cuando el mismo acogía el Salón Internacional del Caballo (Sicab) y generando situaciones de "colapso" de tráfico en la ciudad. "Los sevillanos están cada vez más cabreados con estas medidas desproporcionadas", alertaba razonando que no es de recibo "echar pulsos u órdagos a la ciudad para lograr objetivos de manera impositiva".

Las nuevas movilizaciones, recordémoslo, surgen después de que la Unión Sevillana del Taxi, Solidaridad Hispalense del Taxi y Élite Taxi desconvocasen el mes pasado un paro promovido en el sector local del taxi, al comprometerse el Ayuntamiento a ser "muy exigente" con los conductores de VTC en lo que se refiere a los accesos al casco histórico y concretamente a las áreas declaradas de especial restricción al tráfico, donde está permitido el transporte público de viajeros previa autorización.

LOS ACCESOS AL CENTRO

Y es que después de aquel compromiso inicial del concejal de Movilidad y Seguridad, Juan Carlos Cabrera (PSOE), el portavoz del Gobierno local socialista, Antonio Muñoz, defendía recientemente que el Gobierno municipal "nunca ha puesto en tela de juicio" el acceso de los conductores de VTC a los hoteles del casco histórico a donde transportan turistas o acuden a recogerlos, merced a los servicios contratados por los mismos.

Según exponía Muñoz tras una reunión celebrada con la directiva de los empresarios hoteleros, resulta "lógico" que los conductores de VTC puedan "llegar a su sitio de destino" en el casco histórico en cumplimiento de un servicio previamente contratado, matizando que "se les niega la posibilidad" de hacerlo por las vías cuya señalización reserva el tráfico a los residentes y los taxis y deben hacerlo por rutas "alternativas".

Al respecto, Élite Taxi reclama al Ayuntamiento que "empiece a hacer sus deberes a la hora de controlar la llegada masiva de VTC", porque dicha institución "no termina de acometer su responsabilidad y está permitiendo que un servicio privado efectúe una clara competencia desleal al taxi". Es más, la citada asociación avisa de que "la intensidad" de las movilizaciones "se irá incrementando" si las reivindicaciones no son "atendidas".

EL CONFLICTO DEL TAXI

Y es que el sector del taxi acusa a los conductores de VTC de invadir su ámbito de actuación e incurrir repetidamente en incumplimientos de las normativas, pues la regulación les impide transitar por carriles reservados al transporte público o circular a la búsqueda aleatoria de clientes, mientras estos últimos advierten de situaciones de coacción, amenazas y ataques por parte de taxistas.

En el marco de este conflicto, la Policía Nacional tiene como investigados a más de 32 taxistas por supuestos casos de acoso, violencia y amenazas a conductores de VTC e incluso a otros taxistas, toda vez que fruto de estas pesquisas policiales, el Juzgado de Instrucción número ocho de Sevilla ha incoado una causa en la que figuran como investigados los principales dirigentes de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, con relación al devenir de la parada de taxis del aeropuerto, regida por una tarifa única.

Las asociaciones del taxi, de su lado, se desligan de los altercados investigados en insisten en acusar a los conductores de VTC de incurrir constantemente en situaciones de "intrusismo" o competencia desleal.

La situación, recordémoslo, tocó techo la madrugada del martes de la edición 2017 de la Feria de Abril. Aquella noche resultaron incendiados nueve turismos VTC desplazados de Madrid a Sevilla para reforzar los servicios de la empresa Cabify con motivo de la Feria, en un alojamiento rural de Castilblanco de los Arroyos donde descansaban sus conductores.

A cuenta de tal extremo fue finalmente detenido un taxista natural de dicho municipio y socio tanto de la Unión Sevillana del Taxi, como de Solidaridad Hispalense del Taxi.

Para leer más