9 de agosto de 2020
19 de mayo de 2010

FAMP asegura que "una minoría" de ayuntamientos tienen problemas de pagos de obras y pide mayor flexibilidad

SEVILLA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, aseguró que "una minoría" de los ayuntamientos andaluces tienen problemas de pagos de las obras, ante lo que pidió una "mayor flexibilidad" que permita mayores índices de endeudamiento a los consistorios.

En declaraciones a Europa Press, Toscano reconoció que en los últimos meses "se han acumulado a las inversiones normales de todos los años una serie de inversiones potentes y extraordinarias como son las del Plan E del Estado como el Proteja de la Junta", de manera que los municipios "han tenido que hacer frente a un número de obras importantes para reactivar la construcción".

En ese sentido, aseguró que, "en líneas generales, han cumplido bastante satisfactoriamente los plazos y las obras", aunque reconoció que "indudablemente hay una minoría de ayuntamientos con problemas de pagos, cuya situación se ve agravada por la situación económica que globalmente atraviesan".

Por ello, Toscano pidió, al igual que se reclama desde la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) que, para hacer frente a los débitos de estas obras y a otras deudas, la FAMP "se flexibilice la posibilidad de endeudamiento de esos ayuntamientos para poder hacer frente a esos pagos".

Recordó que actualmente se aplican criterios de estabilidad presupuestaria en función de ingresos ordinarios reales y gastos totales, tanto consumidos como previsibles, unos criterios que, según aseguró, "en el caso de las administraciones locales son índices más rígidos que para el Estado o la Junta".

"La Ley de Estabilidad Presupuestaria se aplica de forma más rígida sobre los consistorios", se lamentó Toscano, quien aseguró que "a corto plazo la flexibilidad del endeudamiento es la única salida que tienen estos municipios para poder afrontar esos débitos que tienen y pagar a los proveedores y empresas".

Reiteró que la aplicación de la Ley de Estabilidad "es más rígida para las administraciones locales que para el Estado y Junta y permite un menor índice de endeudamiento", por lo que insistió en la idea de que "habría que flexibilizar para que estos municipios puedan afrontar sus deudas".

No obstante, consideró que "al mismo tiempo se les debe controlar que los ayuntamientos no contraigan nuevas deudas y que sólo se endeuden lo mínimo para garantizar la prestación de servicios".

Añadió que los ayuntamientos cuyos ingresos se han venido abajo tienen una serie de gastos a los que deben hacer frente "por lo que se debe comprender la situación" y agregó que "la única salida debe ser permitir la vía del endeudamiento o la vía de la colaboración con otras instituciones, como las diputaciones, poder obtener la liquidez necesaria para pagar a los proveedores".