15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 20 de octubre de 2014

    El Gobierno municipal de Alcalá de Guadaíra niega que coarte la libertad de expresión en los plenos

    ALCALÁ DE GUADAÍRA (SEVILLA), 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra niega que haya coartado la libertad de expresión en los plenos y achaca la nota de prensa conjunta de los miembros de los grupos de la oposición a "una muestra más de la estrategia de un pacto anti-Alcalá en el que la ideología se desvanece en pro del ataque contra un gobierno democráticamente elegido".

    De esta manera, el Equipo de Gobierno insiste en que "en ningún momento se puso cortapisas a los asistentes al pleno y lo saben todos aquellos ciudadanos que asistieron, además de los periodistas que cubrieron la cita. El presidente jamás dio orden de evitar las manifestaciones públicas ni se refirió a ello como puede comprobarse en los testimonios gráficos que existen de la sesión, en la que pueden observarse las pancartas que se levantaron a lo largo de su desarrollo sin ningún tipo de problemas".

    "Los grupos de la oposición buscan cualquier excusa para evidenciar su plan conjunto de acoso y derribo en ese pacto que desde hace ya tiempo se viene hablando en corrillos políticos, olvidándose de cuestiones prioritarias como la seguridad de los ciudadanos, motivo principal de que se limitara el acceso al salón de pleno el pasado jueves".

    El Gobierno Local reitera lo "triste y bochornoso que es que la oposición desconozca que la Policía Local tiene que garantizar la seguridad de las dependencias municipales y que el es el presidente del pleno el que tiene la potestad de decidir las intervenciones por normativa, y que jamás ha prohibido la exposición de opiniones en el pleno dentro del orden y la legitimidad como viene comprobándose en los últimos meses, incluida la última sesión".

    Fuentes municipales consideran que la medida implantada de entregar una tarjeta para el acceso al salón de plenos es algo que se realiza en ayuntamientos de la provincia y en la propia capital. "Se trata de una sala con una capacidad limitada, que se marca por normativa de seguridad, por lo que el aforo ha de respetar unas normas, aunque a la oposición en su estrategia contra el alcalde no le preocupe cumplir las leyes en vigor".

    Sobre las normas que se incluían en el reverso de las tarjetas, la responsable de la Policía Local, Mariló Gutiérrez, ya advirtió que "tales indicaciones no fueron las más acertadas y se corregirian para las próximas sesiones".

    Desde el Equipo de Gobierno consideran que "la demagogia empleada por la oposición está pasando con más frecuencia y de manera más peligrosa por alto la responsabilidad que tiene el Ayuntamiento en la seguridad de los ciudadanos y de los edificios públicos. No todo vale para hacer política. Es reprochable el intento de ensuciar el nombre de un alcalde democráticamente elegido por mero interés personal y partidista, pero intolerable intentar manipular a los vecinos cuando se trata de una cuestión de seguridad".

    Para leer más