23 de agosto de 2019
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 29 de septiembre de 2018

    La Hispalense colabora en una investigación para avanzar en la criopreservación del tejido ovárico

    SEVILLA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Universidad de Sevilla (US) ha colaborado con el Centro Nacional de Aceleradores, la Université Catholique de Louvain, GE Healthcare y distintas clínicas nacionales e internacionales en un trabajo sobre la criopreservación de tejido ovárico, único modo de preservar la fertilidad en la mayoría de los casos en los que las mujeres deben someterse a tratamientos contra el cáncer.

    Según las conclusiones del estudio, consultadas por Europa Press, los últimos avances en las actuaciones oncológicas han hecho que el número de pacientes que sobreviven a esta enfermedad sea cada vez mayor. Sin embargo, tratamientos tales como la quimioterapia y la radioterapia, dada su agresividad, pueden llegar a producir efectos gonadotóxicos y dañar las gónadas femeninas, es decir los ovarios, siendo el resultado problemas de fertilidad.

    Consecuentemente, se convierte en un punto fundamental la preservación de la fertilidad en este tipo de pacientes antes de los tratamientos, con el fin de asegurar su futura maternidad. La criopreservación se convierte así en el medio más fiable, especialmente en el caso de las niñas prepúberes, que no tienen capacidad para producir gametos y proceder a los métodos más estándares en la preservación de la fertilidad --criopreservación de ovocitos y embriones--.

    Otros casos donde resulta altamente recomendado es cuando la estimulación ovárica, en el caso de mujeres adultas, esté contraindicada para ese tipo concreto de cáncer (cánceres ginecológicos) o cuando la premura de la actuación contra la enfermedad no haga recomendable esperar a completar uno o varios ciclos menstruales para garantizar una extracción de óvulos para su preservación.

    Actualmente hay más de 130 casos en todo el mundo de niños nacidos a partir de tejido ovárico criopreservado, principalmente realizado con protocolos de enfriamiento lento programado. Sin embargo, esta técnica se considera todavía experimental y hay estudios que indican que se producen daños en distintas células relevantes en el tejido ovárico después de ser criopreservado y trasplantado; puesto que el tejido ovárico es un complejo y denso conjunto de células, estrechamente relacionadas todas entre sí, su crioconservación se ha convertido en un reto para los científicos.

    PUBLICACIÓN EN UNA REVISTA INTERNACIONAL

    "Es de gran interés asegurar la perfecta conservación del tejido y en este hecho reside el objetivo de este estudio. Para ello, se ha estudiado un nuevo procedimiento escalonado de criopreservación de tejido ovárico con muestras bovinas, basado en una vitrificación por pasos mediante un aumento progresivo de la concentración de crioprotector a medida que desciende la temperatura, evitando de este modo la formación de hielo y los posibles daños de toxicidad causados por la alta concentración de crioprotector", concluye la investigadora de la Hispalense Ariadna Corral.

    La investigación ha sido publicada en la revista internacional 'Cryobiology' y para el desarrollo del protocolo se ha hecho uso del equipo de tomografía axial computarizada (TAC) del Centro Nacional de Aceleradores.

    La evaluación de la concentración final obtenida en los tejidos vitrificados mediante TAC ha mostrado que se consigue alcanzar un buen equilibrado de los tejidos con la solución crioprotectora en el caso de dos de los protocolos desarrollados.

    Asimismo, los estudios morfológicos y de viabilidad de los tejidos, realizados mediante ensayos histológicos e inmunohistoquímicos, no mostraron ninguna diferencia entre los tejidos frescos --el grupo de control-- y los tejidos criopreservados y recalentados especialmente para uno de los protocolos estudiados.

    De esta manera, estos estudios preliminares prueban por primera vez que el tejido ovárico puede ser criopreservado mediante un método de vitrificación por etapas, pudiéndose alcanzar un mayor porcentaje de supervivencia de folículos.

    Para leer más