23 de mayo de 2019
30 de marzo de 2014

El informe definitivo de autopsia concluye que el indigente polaco murió de neumonía y tuberculosis

SEVILLA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El informe definitivo de la autopsia realizada a Piotr Piskozub concluye que este joven polaco, fallecido el día 2 de octubre del pasado año 2013 en el centro de acogida municipal después de haber sido dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, murió de neumonía y tuberculosis.

En las conclusiones del informe elevadas al Juzgado de Instrucción número 5, a las que ha tenido acceso Europa Press, los forenses determinan que "la investigación médico-legal realizada establece que la muerte fue natural de etiología infecciosa" y se debió a una neumonía en un paciente que, además, "presenta tuberculosis miliar que afecta a pulmón, hígado y riñón".

De igual modo, estiman que la muerte se habría producido entre las 13,30 y las 14,00 horas del miércoles 2 de octubre de 2013.

En este sentido, fuentes de la acusación particular que ejerce la cooperativa Jarsia Abogados han indicado a Europa Press que las conclusiones médico-forenses aludidas "refuerzan nuestra tesis de que hubo una negligencia médica por parte de los médicos que atendieron la noche anterior" a Piotr, "ya que al no realizarle ninguna prueba médica y derivarlo a los servicios sociales no pudieron detectar que la enfermedad estaba tan avanzada".

Por ello, "entendemos como acusación particular que al menos indiciariamente ha existido una negligencia médica que puede dar lugar a responsabilidades penales por delitos contra la vida en grado de imprudencia", por lo que, próximamente, pedirá a la juez que llame a declarar como imputados a los facultativos médicos que atendieron esa noche a Piotr.

El Juzgado se encuentra actualmente a la espera de que el Instituto de Medicina Legal (IML) emita el informe sobre la actuación médica y posible relación de causalidad con la muerte del finado, algo que le ha sido solicitado ya en varias ocasiones.

LOS HECHOS

El joven polaco, de 23 años y que presentaba 45 kilos de peso, murió el día 2 de octubre en el albergue municipal de Sevilla después de que fuera dado de alta a las 2,00 horas en el Hospital Virgen del Rocío, hasta donde llegó tras la alerta de unos vecinos sobre una persona que yacía en el suelo en la avenida República Argentina.

Desde el Consistorio hispalense se advertía que el joven había sido remitido a los servicios sociales municipales desde el centro hospitalario, "donde había permanecido desde las 00,30 hasta las 2,06 horas", apuntando a que sufría una "problemática social, pero sin detallar ningún tratamiento específico alimentario o con medicación", pese a que llegó al albergue "desnutrido y deshidratado".